Pedro Sánchez ha descartado rotundamente que sus cinco días de reflexión tuvieran un interés político, sino que indica que se los tomó por "ataques injustos" por unos "bulos que elaboran pseudomedios que posteriormente elevan al tono político PP y Vox" en una denuncia del presidente del Gobierno a "10 años de acoso".

El presidente del Gobierno ha estado en Al Rojo Vivo, donde ha sido entrevistado por Antonio García Ferreras y ha negado que sus cinco días de reflexión impulsaran la victoria de Salvador Illa: "No me lo he tomado así. Detrás de los políticos hay personas a las que les afectan los ataques injustos. Esa campaña de bulos, intoxicación y difamación premeditada tiene una cadena bien engrasada de pseudomedios que elaboran esos bulos que posteriormente elevan al tono político PP y Vox".

Ante la cuestión de si lo volvería a hacer, Sánchez afirma que fue una decisión que tomó sin consultar a nadie tras "10 años de acoso": "Yo no trasladé la carta ni a mi mujer, de hecho lo primero que me dijo fue 'que no se te ocurra dimitir'. Yo llevo 10 años, con mi pareja y familia, sufriendo este acoso. Es un acoso que a lo mejor hay gente que dice que va con el cargo".

"No lo hacen porque yo me llame Pedro Sánchez, lo hacen porque represento una opción política que lo que está haciendo es llevar a España a unas cuotas positivas de desarrollo económico en un contexto geopolítico muy complejo. Entiendo cuál es el ataque, pero lo rechazo y me parece denigrante. Se usan métodos antidemocráticos o incluso con bloqueos como el del CGPJ con un atropello a la Constitución", ha añadido.

Además, el presidente del Gobierno ha relatado cuándo tomó la decisión de continuar y por qué no se lo comunicó a gran parte de su partido: "Yo tomo la decisión el sábado de madrugada. El domingo por la mañana salgo de paseo con mi mujer por el campo y el domingo por la tarde elaboro la comparecencia que tengo el lunes. Lo primero que hago el lunes es comunicárselo a su majestad el rey, jefe del estado, y después al núcleo más cercano. No fueron fechas fáciles para mí sufriendo este acoso infame".

Una charla con Felipe VI que no ha querido desvelar: "Estas cosas no se comparten. El jefe del Estado es muy respetuosa con el papel institucional. Me reservo el papel humano, la conversación. Siempre agradecido con su tono institucional como personal".

Sánchez volvió a remarcar la "máquina del fango" generada por la derecha, una derecha que señala que es lo que separa las sociedades por "la claudicación de la derecha tradicional ante la ultraderecha": "La máquina del fango lo que quiere es tapar unos éxitos de un gobierno de coalición en minoría está sacando adelante con nota. ¿Quién va a votar a PP o Vox que votan en contra de la revalorización de pensiones?. La derecha no ha entendido algo muy importante, y es que lo que separa las sociedades es la claudicación de la derecha tradicional a la ultraderecha. En Alpedrete ha habido situación inaceptable, de retirada de dos personas que son cultura española que no ha salido adelante por una rectificación".

El presidente del Gobierno también ha afirmado con rotundidad que su mujer, Begoña Gómez, ha realizado todo de forma correcta: "Por supuesto. Aquí no hay caso, hay fango. No son cartas de recomendación, es una declaración de interés a un concurso con más de treintena de instituciones, como el Ayuntamiento de Madrid. Red.es manifiesta que solo hace colaboraciones con 18 empresas tecnológicas, por tanto, no la empresa de la que fue beneficiaria la empresa con la declaración de interés. En la adjudicación no se incorporó la declaración de interés. Estamos hablando de un enorme bulo que hace daño a mi esposa y a mí".

Por último, Sánchez ha concluido reconociendo que tanto él como su mujer ya ha denunciado estas informaciones: "Nosotros, mi mujer, ha planteado denuncias a medios tras exigir rectificación de seudoinformaciones claramente falsas".