El Partido Popular ha sido absuelto como persona jurídica en el juicio por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas, extesorero del partido. También han sido absueltos los tres trabajadores que estaban imputados, Carmen Navarro, José Manuel Moreno y Alberto Durán, para los que se pedía una pena de cuatro años de cárcel.

El magistrado Eduardo Muñoz considera que no hay pruebas de que los ordenadores pertenecieran al extesorero del Partido Popular, por lo que no hay un delito de daños informáticos. Una sentencia que cuestiona Juanma Moreno, el abogado de Izquierda Unida que ejercía de acusación popular en el juicio.

"El juicio fue lo que fue, con un juez a la defensiva dejando mucho espacio al Partido Popular. Esperábamos que la sentencia fuera cómo ha sido finalmente", ha señalado Juanma Moreno, que también ha asegurado que van a "recurrir porque la absolución del PP se basa en la doctrina Botín".

El letrado ha señalado que "destruir pruebas sale gratis porque no se puede corroborar lo que había (en los ordenadores) y ha destacado que "hay pruebas de un delito de encubrimiento que el juez obvia porque quizá era demasiado para él redactar una sentencia sobre el PP".