A Diana Quer se le pierde la pista en Rianxo, a 19 kilómetros de su casa, según las últimas investigaciones a las que ha tenido acceso el periódico La Razón. Después de cambiarse de pantalón, Diana salió de A Pobra de Caramiñal y se subió con alguien a un coche o una moto, por la rapidez con la que su teléfono móvil se conectaba de un poste a otro.

Así, recorrió el camino desde el pueblo en el que pasaba las vacaciones hasta Rianxo, donde se la pierde la pista definitivamente. Ahí, a las cuatro y cuarto de la madrugada, su móvil deja de emitir señales. En el camino de un municipio a otro, se ha localizado una cámara de seguridad que grabó toda la noche.

En total, se han obtenido 1.500 matrículas que se cruzarán con las señales captadas por los postes de las compañías telefónicas.La investigación trata de encontrar uno o más teléfonos que también se conectaron en el mismo recorrido y a la misma hora que el móvil de Diana, para tratar de saber quién o quiénes iban con la chica, que no tenía carnet de conducir.

Una tarea complicada pero fundamental para obtener nuevos datos que lleven hasta Diana. Por eso, estos días continúan los rastreos en busca de la chica porque los investigadores mantienen todas las hipótesis abiertas, incluso la huída voluntaria. Pero después de 20 días sin saber nada de Diana, su familia está cada vez más preocupada.

Su madre espera noticias en Madrid y, según ha informado su abogado, todavía no ha sido citada a declarar por la Guardia Civil ni por el juzgado. De momento, el caso sigue bajo secreto de sumario.