El barco Aquarius llegó al puerto maltés de La Valeta, donde desembarcará a los 141 inmigrantes que rescató el viernes en el Mediterráneo y que han esperado cinco días hasta poder atracar en costas europeas.

 

El Gobierno de Malta autorizó el martes al Aquarius a que atracara en sus costas y especificó que el país servirá "de base logística" para la recepción de estas personas, que serán repartidas después entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España.

De los 141 inmigrantes socorridos en el mar, hay dos mujeres embarazadas y 73 menores, de ellos dos menores de dos años y 67 no acompañados.

Estas personas proceden de países como Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Senegal, Egipto, Eritrea, Somalia y Marruecos.

MSF celebra que el Gobierno de Malta hubiera autorizado su desembarco, aunque advertía de que la gestión de la inmigración "es responsabilidad de toda la Unión Europea".

Además, MSF dijo que confía en seguir viendo "más ejemplos concretos de solidaridad europeos en el futuro" y reiteró su preocupación "por la situación actual en el Mediterráneo y el futuro de la acción humanitaria en el mar".