La Policía Nacional ha detenido este miércoles en Melilla a un preso que logró huir la tarde del martes de la cárcel tras una fuga que ha durado algo menos de 17 horas.

La huida se registró sobre las 19,00 horas del martes, en concreto un reo de preventivos que escaló por las terrazas del módulo de "respeto" -la zona donde los internos reciben más libertad a cambio de mejor comportamiento- por una viga que sujeta la malla y desde allí llegar hasta la garita para alcanzar la calle.

Los más curioso del caso es que el propio preso fugado dio las pistas a la Policía para localizarle: narró su huída a traves de varios vídeos en redes sociales. Según informa el diario 'Melilla Hoy', el joven publicó dos vídeos comentando su huida que pronto se hicieron virales.

"He salido a dar un beso a mi madre, comer un tajin. Qué pasa, señor agente. Me he escapado pero mañana vuelvo", comentaba mirando a cámara en el primero de esos vídeos.

 

En la otra grabación aparece comentando a varias personas cómo logró escapar del centro penitenciario: "He subido por encima de (el módulo) respeto, he ido a preventivo y ahí había una viga. He bajado, después he salido encima de la garita, me he enganchado y he saltado y he empezado a correr".

 

Se trata de un preso con varios juicios pendientes. La búsqueda se centró ayer en el Rastro, donde reside con su familia, y es ahí donde fue arrestado. Esta es la primera vez que huye un recluso del interior en la historia del Centro Penitenciario, han indicado las fuentes penitenciarias.

Antes lo había logrado solo uno, pero lo hizo en la "sección abierta", en la zona del parking de la prisión, al aprovechar para esconderse detrás del camión de un proveedor.