La baja laboral por menstruación dolorosa que se encuentra debatiendo el Gobierno no es un invento del Ejecutivo español, sino que ha existido desde el siglo pasado en algunos países asiáticos, como Japón, Corea del Sur o Indonesia, aunque en la mayoría de los casos su uso no ha acabado de generalizarse.

Así, mientras España podría convertirse en el primer país occidental en aprobar esta medida, incluida en el borrador del Ministerio de Igualdad sobre la futura ley del aborto, en Asia su existencia no es novedosa.

Japón: baja, pero sin sueldo

En Japón, por ejemplo, la baja por menstruación está recogida en la legislación laboral desde mediados del siglo XX para casos en los que las trabajadoras vean "extremadamente dificultado su desempeño profesional" debido a los síntomas del período.

La normativa nipona concede el derecho a la baja laboral por ese motivo, pero no obliga a las compañías a abonar el salario correspondiente a la jornada de trabajo, como sucede con otras ausencias laborales por motivos médicos en el país asiático. No obstante, se contemplan multas de hasta 300.000 yenes (unos 2.200 euros) para las compañías que denieguen las bajas por menstruación a trabajadoras que las soliciten.

Sin embargo, el número de empleadas que hace uso de este derecho es muy reducido: entre abril de 2019 y marzo de 2020, sólo un 0,9% de las empleadas encuestadas para un informe del Ministerio nipón de Trabajo afirmaron haberse tomado la baja por menstruación ese año, mientras que un 3,3 % de las empresas consultadas dijeron haber recibido peticiones de bajas de este tipo.

Corea del Sur: multa a Asian Airlines

Por su parte, Corea del Sur reconoce desde 1953 el derecho de las mujeres a pedir un día de baja al mes si padecen periodos dolorosos. Aunque no se trata de una práctica muy generalizada cuya incidencia parece disminuir –según una encuesta, el 19,7% de las mujeres la habían utilizado en 2017, por debajo del 23,6% de 2013-, el asunto se trata con seriedad en el país.

De hecho, el ex director general de la aerolínea Asian Airlines, Kim Soo-cheon, recibió una multa de casi 1.800 dólares en 2021 por rechazar 138 peticiones de ausencia laboral por menstruaciones dolorosas de 15 azafatas entre 2014 y 2015. Kim había argumentado para denegarla que las mujeres no le habían presentado una "prueba" de que tenían el periodo.

Indonesia, el pionero

En el sudeste asiático, Indonesia es el país más abierto a este respecto: ya en 1948 una ley laboral incluyó una cláusula que establecía que "las mujeres trabajadoras no pueden ser forzadas a trabajar en el primer y segundo día de la menstruación".

Décadas después, desde 2003, año del que data la última ley laboral del país, el artículo 81 de dicha normativa permite a las mujeres cogerse dos días de baja pagados si sienten dolores durante la regla e informan a sus empleadores e incluye que dicha práctica debe ser regulada en el contrato. Aunque las empresas pueden ser multadas por no respetar este derecho, aún hay muchas quejas en Indonesia contra compañías que no son comprensivas al respecto y mujeres que optan por no pedir la baja para evitar ser señaladas.

India, con alcance limitado

En cuanto a India, su legislación no reserva el derecho a tomarse días libres mientras se está menstruando, aunque algunos estados como Bihar y unas pocas empresas sí que conceden uno o dos días libres al mes a las empleadas al comienzo del periodo.

Bihar es desde 1992 el único estado indio que ofrece dos días de baja al mes por la menstruación, un derecho que un parlamentario intentó ampliar en 2017 a cuatro días y a los trabajadores públicos y privados de todo el país cuando presentó en el Parlamento una ley de beneficios de la menstruación, que sin embargo no tuvo recorrido político.

Taiwán: un día al mes

En Taiwán, la Ley de Igualdad de Género en el Empleo impulsada en el año 2002 fue instigada por un movimiento de derechos de las mujeres en respuesta a la discriminación de género en el empleo en Taiwán. En esta legislación, una de las disposiciones permite que las trabajadoras se tomen un día libre al mes como parte de sus bajas por enfermedad si tienen dificultades para realizar sus funciones laborales como resultado del ciclo menstrual.

España, ¿primer país occidental en aprobarla?

Entretanto, España podría adoptar pronto una medida similar: la Ley de Salud Sexual que prepara el Ministerio de Igualdad incluiría una baja laboral de tres días por las reglas dolorosas. La propuesta del departamento que dirige Irene Montero, sin embargo, genera cierta división dentro del propio Ejecutivo de coalición, que sigue discutiendo internamente la nueva norma.

En este sentido, al ser preguntada al respecto, Nadia Calviño aseguraba que el Gobierno no adoptará "medidas que puedan resultar en una estigmatización de las mujeres", mientras que Yolanda Díaz considera que recoger estas bajas en una ley "es un paso adelante muy favorable". Puedes ver sus declaraciones en este vídeo: