Vanessa Lillo, número 3 de la lista de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, ha publicado varios mensajes explicando la polémica generada alrededor de un audio filtrado en el que llama "ratas" y "sinvergüenzas" a los miembros de la formación morada.

Este audio, mandado a un grupo privado, recoge el malestar de la miembro de Izquierda Unida por el trato al que dice que ha sido sometida en las últimas semanas con motivo de la campaña electoral de cara al 4M.

"Ahí poniendo el careto, porque han llegado a decir los cinco primeros. Y digo, ¿ahora sí que soy la número 3? Después de toda la campaña, que me habéis estado tapando", comenta en dicho audio.

Ahora, Lillo ha roto su silencio a través de su cuenta personal de Twitter, en el que pide perdón si ha "hecho daño u ofendido a alguien" y haciendo hincapié en que se trata de "una conversación privada de un ámbito completamente ajeno a la política" que asegura que consideraba "de confianza", algo que "lo hace todo más doloroso, si cabe".

 

"No son por tanto declaraciones, de hecho, nunca he hecho declaraciones públicas ni he filtrado nada relativo a diferencias internas, normales en cualquier espacio político, habiendo utilizado siempre los cauces internos para solucionarlas, y seguirá siendo así", explica.

Además, critica que la publicación de este audio "supone un delito" y un "atentado" contra su intimidad. "Siempre he actuado con responsabilidad y no era mi intención generar este ruido, con lo que era un desahogo tras una campaña difícil", añade. Finaliza mostrando su compromiso para "defender a la clase trabajadora madrileña".