Pedro Sánchez condena de manera firme las irregularidades cometidas por el rey Juan Carlos I respecto a sus obligaciones con Hacienda. En una comparecencia imprevista desde el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno ha manifestado su "rechazo" ante "las conductas incívicas que estamos conociendo", aunque sí ha insistido en defender a la actual Casa Real y el mandato de Felipe VI al frente de esta institución.

"Si alguien ha cometido irregularidades, lo que tiene que hacer es repararlas. Yo manifiesto el sentir de toda la ciudadanía española, siento el mismo rechazo", ha señalado en declaraciones ante los medios desde la escalinata del edificio del Consejo de Ministros.

Si bien, el líder del Ejecutivo no se ha querido pronunciar sobre una posible vuelta del emérito a España. Cree que esta es una "decisión personal" y, como presidente, prefiere no entrar a hacer este tipo de valoraciones.

Asimismo, ha hablado sobre "el sentimiento de incomodidad" que existe en el seno del Gobierno ante las informaciones que se están publicando sobre el ex jefe del Estado. De hecho, antes de esta comparecencia Carmen Calvo se ha referido a las irregularidades que ha cometido el monarca, tachándolo de "mala noticia" desde el "punto de vista ético".

Preguntado por el hecho de que la Agencia Tributaria no haya abierto una investigación al respecto, el dirigente socialista ha defendido que este es un "organismo independiente" y ha pedido que "no se ponga en duda la profesionalidad" del fisco. Y es que, el pago de los 4,4 millones que se ha llevado a cabo se ha hecho sin requerimiento previo.

En lo que sí ha insistido Pedro Sánchez, como en otras ocasiones, es en la defensa de la actual Casa Real y la gestión que está haciendo el rey Felipe VI. A su juicio, el hijo de Juan Carlos I "ha marcado un antes y un después a favor de la ejemplaridad, la transparencia y el buen uso de los recursos". Por ello, ha dicho, tiene "todo su apoyo".