Pedro Sánchez ha anunciado que el Ejecutivo ha aprobado una moratoria en el pago de las hipotecas para aquellas personas "vulnerables" que hayan perdido su empleo o hayan visto reducidos sus ingresos por la crisis del coronavirus.

"Garantizaremos el derecho a la vivienda a las personas más vulnerables, en esta crisis nadie va a ser desahuciado de su casa por atravesar una situación económica difícil": ha recalcado el presidente del Gobierno.

"No vamos a escatimar ningún esfuerzo, no vamos a dejar a nadie atrás, especialmente, a los que ahora van a necesitar mucha más protección", ha destacado Sánchez, quien ha insistido en que van "a proteger" mientras dure esta crisis a todas esas personas vulnerables: "Todos somos uno en esta lucha".

Además, Pedro Sánchez ha detallado que esta moratoria se extenderá también a los recibos de la luz, agua y energía para "garantizar los suministros públicos esenciales" a los hogares vulnerables. "Vamos a garantizar que la protección alcance la mayor cobertura posible, por eso, ampliamos la protección a los suministros de energía, agua y telecomunicaciones", ha detallado.

El Gobierno flexibilizará los ERTE

Por otro lado, Pedro Sánchez también ha anunciado que estas iniciativas económicas permitirán, entre otras cosas, flexibilizar los expedientes de regulación de empleo temporales, los llamados ERTEs, y permitir el cobro de la prestación por desempleo sin cumplir el requisito de carencia a los afectados por los mismos.

De esta forma, las empresas que decidan acogerse a un ERTE y no despedir están eximidas de pagar cotizaciones. Por otro lado, los trabajadores afectados por los ERTEs tendrán derecho a cobrar el paro aunque no cumplan con el periodo de cotización mínimo exigido para ello

Los trabajadores podrán reducir su jornada hasta un 100% para cuidar de un familiar

El presidente del Gobierno también ha explicado las ayudas a las que podrán optar las personas que tengan que cuidar de un familiar de hasta segundo grado (nietos y abuelos) durante la crisis por el Covid-19. Dichos trabajadores podrán reducir su jornada hasta un 100% o aplicar una reorganización en el empleo.