El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha dejado este jueves en el aire la mesa de diálogo entre gobiernos, acordada por el PSOE y ERC, a la espera de verse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y comprobar su grado de predisposición a hablar de autodeterminación y amnistía.

Un encuentro previsto para el próximo 6 de febrero en Barcelona y que confirmó este miércoles Torra, tras anunciar que adelantará las elecciones, aunque no dirá la fecha hasta la aprobación de los presupuestos de 2020, algo que no sería antes del 18 de marzo, según los trámites parlamentarios.

La intención del dirigente catalán es, según él mismo ha dicho en una entrevista en 'Catalunya Ràdio', tratar "el derecho de autodeterminación y la amnistía" de los políticos independentistas que se encuentran en prisión. Si este encuentro, asegura, se saldara "sin garantías", se reunirá con el resto de partidos independentistas para analizar la situación.

"Acordamos ir con el derecho de autodeterminación y amnistía e iré a hablar con esos puntos con Pedro Sánchez. Si no hay condiciones y garantías, reuniré a los partidos independentistas y les diré 'vamos a una negociación sin garantías, ¿qué os parece?'", ha apuntado durante la entrevista.

Reunión con Sánchez

Posteriormente, desde la Generalitat han emitido un comunicado. Aseguran que el president Torra explicó al presidente Pedro Sánchez su voluntad de abordar las cuestiones de fondo del conflicto político entre Cataluña y España en todas las conversaciones que han mantenido. "En la del 9 de enero le dejó claro que la reunión de los dos presidentes debía servir para encauzar la mesa de negociación", apuntan.

La Generalitat asegura que en las conversaciones con Sánchez, Torra trasladó la voluntad de "abordar las cuestiones de fondo del conflicto".

"El presidente reunió las principales fuerzas políticas y sociales independentistas (JxCat, ERC, CUP, Òmnium Cultural y ANC) el 15 de enero para acordar qué puntos debía tratar con el presidente Sánchez. Se acordó por unanimidad que serían el ejercicio del derecho de autodeterminación y el fin de la represión y la amnistía. Y así le trasladará en la reunión del 6 de febrero en Barcelona", añaden.

Y acaban con esta frase: "Estamos convencidos de que el presidente Sánchez no cerrará ninguna puerta al diálogo en este encuentro ni excluirá ningún contenido".

La expulsión de ERC "no estuvo sobre la mesa"

Torra, en la misma entrevista, también ha mandado un mensaje a los republicanos. "ERC llegó a un pacto de investidura con el PSOE, pero nosotros creíamos que eso debía consensuarse con los partidos independentistas y ver con qué condiciones teníamos que ir a la reunión", ha destacado.

Y, precisamente, sobre esta crisis entre Junts per Catalunya y Esquerra Republicana, el president de la Generalitat ha asegurado que "no era partidario" de expulsar a consellers republicanos del Govern ni tenía "esa opción sobre la mesa" porque, dice, viene "de la unidad" y vela "para que los puentes entre independentistas no se rompan".

Si bien, sobre si desde su partido le pidieron que llevara a cabo esta expulsión, ha destacado que "salieron todas las posibilidades, pero los objetivos son los valores de responsabilidad y el estar por encima de intereses partidistas con dos hitos: presupuestos y voluntad de diálogo".

Torra niega que contemplara la opción de expulsar a los consellers de ERC

En cuanto a lo ocurrido el pasado lunes en el Parlament cuando le fue retirada el acta de diputado, no se ha pronunciado. "Es 30 de enero y el lunes pasó lo que pasó. Tenemos retos importantes, presupuestos y explorar la vía de diálogo", ha destacado. Y es que, ERC aceptó la decisión del Tribunal Supremo y de la Junta Electoral Central sobre la inhabilitación de Torra.