Pedro Sánchez se reunirá con el presidente de la Generalitat de Cataluña el 6 de febrero. Lo ha confirmado la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La reunión con Quim Torra será en Barcelona.

"El diálogo social es la clave (...) Queremos iniciar el diálogo con todas las fuerzas", ha dicho Montero. La fecha se anuncia tras la retirada del escaño de diputado del Parlament de Torra. "Ya dijimos que Sánchez tenía interés en reunirse con todos los presidentes autonómicos" y preguntada por que se anuncia precisamente hoy, responde: "Lo decimos hoy porque se ha cerrado la agenda del presidente".

"Hay que romper los años de incomunicación", ha asegurado la ministra portavoz, que, ante las críticas de la oposición, ha defendido que Torra "sigue siendo el president".

Montero ha afirmado que Torra es la persona con la que "se puede reunir" porque, añade, no hay ninguna resolución contraria a esto. "Torra sigue siendo el president y responsable del Gobierno catalán". Ha dicho que lo que quiere Sánchez "es iniciar una senda de diálogo, en lo social y en lo territorial".

"Hay que romper los años de incomunicación, queremos un diálogo útil y bueno", sostiene, "que ambos gobiernos puedan buscar puntos de encuentro y escuchar a los presidentes". Sobre la mesa de diálogo, ha adelantado que se convocará tras esa reunión de Sánchez y Torra.

La oposición advierte con "tomar medidas legales"

Desde la oposición, el PP exige a Sánchez que suspenda esa reunión y dice que el presidente "se empeña en reconocer a Torra como interlocutor y president de la Generalitat", por lo que estudiarán "las medidas necesarias para que el señor Torra deje de representar a los catalanes".

Ciudadanos asegura que, sin escaño, Torra ya no debe ser president, pero se trata de una circunstancia que el Tribunal Supremo no entró a valorar.

La Generalitat interpreta que en el Estatut de Catalunya se exige la condición de diputado para poder investir a un presidente y que una vez investido podría perder su condición de diputado sin perder la presidencia. Señalan el artículo 67.7, en el que se recoge que el cese de un presidente solo se contemplaría ante una sentencia firme.

Así, desde la oposición insisten en que si Sánchez se reúne con Torra tomarán medidas legales.