Tras conocerse la decisión del rey de no formular ningún candidato para someterse a una investidura, lo cual aboca al país a nuevas elecciones, Pedro Sánchez ha comparecido en La Moncloa, donde ha descargado la responsabilidad de la repetición electoral sobre el PP, Ciudadanos y Unidas Podemos.

"Lo he intentado por todos los medios, pero nos lo han hecho imposible", ha asegurado el líder socialista, que ha sostenido que "dos fuerzas políticas conservadoras y una fuerza política de izquierda han preferido bloquear la formación del gobierno que las urnas reclamaron".

Sánchez ha arrancada su intervención recordando que "los españoles ya hablaron claro el pasado mes de abril y hablaron aún más claro el pasado mes de mayo". "Eligieron avanzar con seguridad y moderación", ha dicho el líder socialista, que ha incidido en que los españoles "votaron un gobierno progresista cuya estabilidad dependiera de fuerzas no independentistas".

Para ello, ha recalcado, "necesitábamos la abstención técnica de las fuerzas conservadoras, en particular del PP y Ciudadanos". En este sentido, Sánchez ha lamentado que "los conservadores españoles poco tienen que ver con los conservadores europeos" y ha acusado a las fuerzas de la derecha de "desentenderse de la estabilidad de nuestro país".

Asimismo, Sánchez ha arremetido contra Ciudadanos, al que se ha referido como "el partido que se dice de centro liberal" pero que "nada tiene que ver con el centro ni con los liberales de Europa y prefiere poner un cordón sanitario a la socialdemocracia y abrazar a la ultraderecha".

Por otra parte, ha afirmado Sánchez, "para conformar el apoyo a un gobierno progresista necesitábamos también del acuerdo de Unidas Podemos y esto tampoco ha sido posible". En este sentido, se ha referido a la formación morada como "el único partido a la izquierda de la socialdemocracia que ha impedido cuatro veces un gobierno progresista".

"En esta ocasión ha sido imposible cumplir con el mandato electoral de los españoles el pasado 28 de abril", ha continuado el presidente del Gobierno en funciones, "lo he intentado por todos los medios pero nos lo han hecho imposible".

"Un gobierno para una legislatura"

"He procurado conformar un gobierno para España", ha asegurado Sánchez, que ha afirmado que "el único límite ha sido no aceptar un gobierno minado de entrada por la división y la desconfianza y un gobierno cuya estabilidad no descansara exclusivamente en las fuerzas independentistas".

"Si me viera obligado a elegir entre la Presidencia de un gobierno dividido en dos y condenado en consecuencia al fracaso, y mi deber de defender el interés general de mi país, elegiría siempre el interés general de mi país y elegiría siempre proteger a España", ha mantenido Pedro Sánchez, "es lo que he tenido que hacer finalmente".

"España no necesita un gobierno para una investidura, necesita un gobierno para una legislatura", ha sentenciado Sánchez, que ha señalado que "los españoles hablaron muy claro el pasado mes de abril y el pasado mes de mayo, pero desgraciadamente dos fuerzas políticas conservadoras y una fuerza política de izquierda han preferido bloquear la formación de gobierno que las urnas reclamaron".

"Les pediremos a los españoles que lo digan aún más claro el próximo 10 de noviembre para que se respete el resultado electoral y todos los partidos lo atiendan", ha concluido.