Francisco Franco Martínez-Bordiú, más conocido como Francis Franco y nieto del dictador, finalmente no irá a prisión por presuntamente haber embestido con el coche a una patrulla de la Guardia Civil en 2012, después de que el Tribunal Constitucional haya rechazado el recurso de amparo que presentó uno de los agentes.

El Constitucional, en un auto al que ha tenido acceso laSexta, acuerda no admitir a trámite el citado recurso aduciendo que no se aprecia en el mismo "la especial trascendencia constitucional" requerida para ello.

La inadmisión de ese recurso supone el final de un proceso judicial contra Francis Franco que se inició por unos hechos sucedidos en abril de 2012, cuando una patrulla dio el alto a un vehículo que circulaba con las luces apagadas y en dirección contraria cerca de Calamocha (Teruel). El conductor se dio a la fuga y acabó embistiendo a un vehículo de la Guardia Civil, resultando herido uno de los agentes.

Un juzgado de lo Penal de Teruel determinó en febrero de 2018 que Franco era quien conducía el coche, al considerar creíble la identificación que hizo uno de los agentes, por lo que le condenó a 30 meses de prisión por los delitos de atentado contra agentes de la autoridad, daños y conducción temeraria.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Teruel le absolvió en octubre de ese mismo año por considerar que no había pruebas concluyentes de que el conductor fuera, en efecto, el nieto del dictador.

Aunque esta decisión del Constitucional tumba definitivamente la condena de 30 meses de cárcel que se le puso en primera instancia, el abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles, Jorge Piedrafita, ha anunciado que llevarán el caso hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.