La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido este lunes en el Congreso su plan para que los ayuntamientos puedan gastar 5.000 millones de su superávit. Montero ha insistido en que solo es posible si prestan su dinero al Estado, pero el resto de los partidos han mostrado su rechazo unánime ante esta medida.

Mientras que la ministra ha defendido que las "críticas no responden a la realidad del decreto" porque "nadie está confiscando nada", desde el Partido Popular, Carolina España ha afirmado que "el Gobierno quiere confiscar 14.000 millones".

Por su parte, Víctor González Coello, diputado de Vox, ha señalado que su partido no va a participar en este "latrocinio": "Es un chantaje y un ataque a la autonomía financiera municipal". Por último, Joan Baldoví, de Compromís, ha recordado la palabra "unidad" que tanto ha usado Pedro Sánchez en su discurso para arremeter contra la medida: "Poca unidad veo alrededor de este decreto".