Botes de humo, lanzamientos de huevos y pintadas a las puertas de CCOO en Barcelona para reprochar al sindicato que no se haya sumado a la huelga.

Los manifestantes, muchos de ellos universitarios, han ido recorriendo varias calles del centro de la ciudad condal, donde se han vivido algunas cargas de la Policía.

"La ciudadanía de Barcelona está al lado de los presos políticos, que precisamente por hacer manifestaciones pacíficas están en la cárcel", señala Marcel Mauri, portavoz de Òmnium Cultural.

También en Girona, sus principales arterias han cobijado una manifestación en la que los protestantes iban cortando las calzadas a su paso y arrastrando contenedores hasta alcanzar el final del recorrido con una sentada.

En Tarragona ha habido una concentración y una marcha por sus calles para respaldar una huelga que también ha secundado el Gobierno de la Generalitat.

"Estamos sometidos a los mercenarios de los CDR, bajo el aliento del Gobierno de la Generalitat", afirma el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa.

"Generan conflictos alimentando falsas expectativas en Cataluña", ha declarado la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra.

La mayoría de políticos independentistas se encontraban en el Tribunal Supremo secundando la huelga sin acudir al Parlament, donde se daban ruedas de prensa con menos seguimiento del habitual, e interviniendo sólo unos pocos en el Congreso de los Diputados.