La expresidenta del Parlament Carme Forcadell cerrará los interrogatorios a los doce procesados en la causa, pero antes de ella declararán Santi Vila, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. La Fiscalía y la Abogacía del Estado piden siete años de prisión por desobediencia y malversación para Vila, quien abandonó el Govern la víspera de que el Parlamento aprobara la declaración unilateral de independencia (DUI).

Santi Vila es uno de los hombres más denostados del independentismo, ya que dejó su cargo antes de que Puigdemont declarara la DUI. De hecho, Gabriel Rufián habla de los acusados por el procés como once, descartando así a Vila.

Tras su declaración, con la que concluirán los interrogatorios a los procesados que fueron miembros del Ejecutivo de [[LINK:EXTERNO|||https://www.lasexta.com/temas/carles_puigdemont-1|||Carles Puigdemont]], llegará el turno de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, para los que la Fiscalía pide 17 años de cárcel por rebelión y la Abogacía, ocho años por sedición.

El Ministerio Público solicita 17 años por rebelión también para Forcadell, mientras que, en este caso, la Abogacía eleva su petición a 10 años por sedición.

Con ellos terminarán las declaraciones de los procesados y comenzará el turno de los testigos, con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy citado para comparecer en el Tribunal Supremo el próximo martes día 26.

Ese mismo día deberán acudir al tribunal el expresident de la Generalitat Artur Mas, el presidente del Parlament, Roger Torrent, el diputado de ERC Joan Tardá, la excoordinadora general de PDeCAT Marta Pascal y el exportavoz de EnComu Podem Xavier Doménech.

Dolors Bassa, en el juicio del 'procés': "El referéndum no era concluyente para la independencia"