"El Gobierno siempre va a defender el interés de los ciudadanos por encima de cualquier interés y presión particular". Así de contundente se ha mostrado el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que ha defendido recortar beneficios extraordinarios a las eléctricas para abaratar la luz.

"Lo justo es que todos arrimemos el hombro", ha sentenciado Sánchez en la primera sesión de control al Gobierno del nuevo curso político, después de que este martes las eléctricas amenazasen con el cierre desordenado de centrales nucleares.

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, le ha acusado de liderar un Gobierno "fallido" y haberse convertido en el "primer problema" de España. Casado ha recordado cuando Sánchez pedía dimisiones al Ejecutivo de Mariano Rajoy cuando la luz subía un 8% y le ha preguntado por qué ahora no dimite él "cuando sube un 200%".

En este punto, le ha emplazado a "resolver ya la crisis social y económica de España", dando soluciones a los "problemas de los españoles, en vez de agravarlos". "Ya no queda nada de usted, ha traicionado todas sus promesas", le ha espetado.

En su respuesta, Sánchez ha criticado que la oposición sostenga que sus medidas contra la subida del precio de la luz son "confiscatorias" y ha recalcado que se trata de que los beneficios extraordinarios de las grandes empresas tras la elevación de los precios mayoristas en el mercado energético internacional los reviertan en beneficio de los ciudadanos.

"Eso es justo, porque lo justo es que arrimemos todos el hombro. Y el Gobierno va a defender siempre en la crisis de la factura de la luz el interés de los ciudadanos por encima de cualquier interés particular", ha apostillado, para dejar claro que esa será su hoja de ruta "por encima de cualquier interés y presión particular". El líder de la oposición ha replicado entonces que Pedro Sánchez está "en su palacio" y "no sabe" lo que le pasa a los autónomos y los hogares ante la subida del precio de la luz.

El PP pide al Gobierno que "deje de amenazar" a las eléctricas

En otro enfrentamiento en la Cámara, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha exigido al Gobierno que "deje de amenazar" a las compañías eléctricas por sus medidas para abaratar el recibo de electricidad y la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha acusado a los 'populares' de defender exclusivamente los intereses de estas compañías, y no el de los ciudadanos.

Y es que en la sesión de control al Gobierno en el Congreso Gamarra ha dicho que las medidas adoptadas en el decreto ley aprobado este martes se limitan a "amenazar a las empresas e intervenir los mercados para no conseguir absolutamente nada". "Le llamaron plan de choque, pero se resume en un nuevo parche: recibos aplazados e intervenciones del mercado", ha despachado la portavoz 'popular', que anticipa que España será "la última" economía "en recuperarse" por una "caótica política económica" que "deja en la penumbra a los ciudadanos que no pueden usar la luz con tranquilidad".

Frente a ello, la vicepresidenta primera ha lamentado que, del lado de los 'populares' "solamente hay bronca, ocurrencias", no defienden el interés general "e incluso atacan la imagen e interés de España". "En las últimas 24 horas han demostrado que su interés, el que defienden, es el de las grandes compañías energéticas, y no el interés de los ciudadanos", ha recalcado. Asimismo, ha lamentado que, en contraposición a las medidas lanzadas por el Gobierno, el PP postule pagar con impuestos, a través de los Presupuestos, cargos del recibo, y "reabrir el carbón": "Dejar a nuestros hijos una montaña de deuda, una economía insostenible y un mundo inhabitable", ha criticado.

Para la vicepresidenta económica, se trata de "una visión de España muy negativa", por lo que ha invitado al PP a "remar en la misma dirección para llegar a buen puerto y tener una recuperación fuerte, sostenible y justa": "Por favor, señorías, súbanse al barco", ha concluido.