La exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha denunciado, en una entrevista con 'eldiario.es', la "falta de ética" en campaña y el hecho de que "se pueda mentir sin ningún tipo de reparo y sin pagar ninguna prenda" algo que, cree, ha intervenido en los resultados electorales del 26M.

"La derecha ha mentido tanto sobre mí, sobre la manera que nosotros teníamos de hacer la política", critica. "Es tremendo porque ahora, cuando todo ha pasado, ves que los compañeros que están en el PP y que ahora están gobernando te reconocen sotto voce: 'Si lo habéis hecho muy bien'".

"Reconocen que las cosas que decían en campaña saben que no son así", ha reprochado, "no puede ser que en política valga todo".

Sobre la que fue la medida estrella de su mandato, Madrid Central, Carmena ha tachado su desmantelamiento de "volantazo caprichoso", afirmado al citado diario que desde el nuevo gobierno municipal "no lo pueden desmontar".

"La contaminación de Madrid ha disminuido, los datos objetivos son incuestionables", ha incidido, asegurando que es necesario evitar esos "volantazos absolutamente caprichosos, provocados nada más que por el deseo puro y duro del poder".

También se ha pronunciado sobre las decisiones adoptadas por el nuevo consistorio de cara a la celebración del Orgullo LGTBI de este año, en particular acerca de la modificación de los carteles que se diseñaron cuando ella aún era regidora. "Están censurando el movimiento", ha denunciado.

"Un mediador" para Sánchez e Iglesias

Carmena también se ha referido a la situación de estancamiento de las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para la investidura. "¿Y si les sugerimos que recurran a un mediador?", ha planteado.

"Cuando dos personas no tienen capacidad para entenderse y el que no se entiendan puede ser muy negativo para un colectivo o para la sociedad, en este caso para España, ¿por qué no recurrir a un mediador?", ha agregado, aunque ha aclarado que no se ofrecería para asumir ella ese papel.