Las personas mayores que tengan plaza en una de las residencias públicas de la Comunidad de Madrid tienen hasta el día 20 de agosto, el próximo jueves, para regresar a los centros. De lo contrarío, podrían perder su plaza.

Esto se debe a una normativa del año 1994, que establece 45 días como periodo máximo para que los residentes puedan estar con sus familias y sea considerado una ausencia justificada. Sin embargo, ante la situación actual de rebrotes que se viven en muchos de estos centros, algunos familiares tienen miedo de llevarlos de nuevo a los lugares que han sido epicentro de la pandemia.

Es el caso de Angélica, que asegura a laSexta que no quiere correr el riesgo de llevar a su madre a la residencia, aunque explica que les están "chantajeando", diciéndoles que les van a quitar la plaza que, por otro lado, siguen pagando.

Tampoco Esther quiere llevar a su padre, que necesita cuidados exhaustivos porque padece Párkinson y lleva desde abril fuera del centro. "No voy a devolver a mi padre a la residencia. He reclamado a la Comunidad de Madrid para ver si me roban la plaza que sigo pagando", defiende tajante.

Asuntos Sociales "estudiará caso por caso"

Desde la Consejería de Asuntos Sociales aseguran que las familias pueden pedir una ampliación y que se estudiará caso por caso. Además apuntan a que hay mucha gente en lista de espera y que también tienen derecho a una plaza.

Pero familiares y organizaciones ya se han comenzado a organizar para pedir una vuelta con garantías. Por ello, han convocado este miércoles 19 de agosto una concentración.

Desde las organizaciones que defienden los derechos de las personas mayores creen que es "una irresponsabilidad" y que lo que se pretende es "deshauciar a los mayores de las residencias".

Miguel Vázquez, de la asociación por la Defensa de las Personas Mayores

Por ello, piden que no haya una obligación de reingreso hasta que se erradique la pandemia.