El Partido Popular celebra la victoria de Ayuso en Madrid como propia y cree que la reagrupación de la derecha puede desbancar a Pedro Sánchez y sacarle de la Moncloa.

De hecho, creen que el presidente del Gobierno, líder del PSOE a nivel nacional, debería tomar nota de los resultados en las elecciones autonómicas y tomar una decisión respecto al Gobierno central.

Pablo Casado ha llegado más lejos y ha pedido a Sánchez que acuda al Parlamento y ha solicitado "formalmente la celebración de un debate sobre el estado de la nación", ha dicho en el Comité Ejecutivo Nacional reunido en Génova tras la victoria electoral en Madrid.

En este sentido, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha defendido que esta "es una victoria de todo el partido" porque forman "un equipo". Dice que, igual "que Ayuso es un referente", también lo son "el resto de líderes autonómicos y dirigentes".

En Génova consideran que la victoria de Ayuso en Madrid supone "un punto de inflexión" y lleva a "los españoles a saber que la derecha puede ganar las próximas elecciones". Asimismo, Montesinos considera que el auge del PP significa que "Sánchez puede salir derrotado". Y, aunque sabe que todavía queda camino por recorres, cree que "ayer hubo mucha ilusión".

También el portavoz del PP nacional, Martínez-Almeida, ha valorado ese triunfo y en línea con lo dicho por Ayuso, del "voto prestado", reconoce que mucha gente "ha venido y nos ha votado". "Madrid se tiene que leer en clave nacional y vemos un cambio de ciclo. Los españoles ya están cambiando a Sánchez", ha añadido el alcalde de la capital.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, que en declaraciones a la 'Cadena Ser' ha señalado que "lo que ocurrió ayer en Madrid es un ejemplo de lo que puede y debe ocurrir en España". Considera que si "votamos unidos, Sánchez dejará de ser presidente".

También se ha pronunciado el presidente de la Xunta, Núñez Feijóo y cree que los resultados electorales de Madrid y Galicia "son las dos mejores noches electorales para Casado. Imagino que ya está pensando en cómo tiene que seguir avanzar para que lo que ha pasado en Madrid pueda pasar en España.

Y es que Isabel Díaz Ayuso ha arrasado en unos comicios autonómicos que se prometían más igualados. La candidata del Partido Popular se ha quedado cerca de la mayoría absoluta, consiguiendo 65 escaños, y volverá a gobernar en la Comunidad de Madrid con el apoyo de la extrema derecha, que ha logrado 13 diputados.

Ayuso, sin embargo, no cree que los resultados sean extrapolables a nivel nacional porque hay "mucho voto prestado", pero sí opina que "hay un cambio de tendencia y la sociedad se ha resistido a que les cambiaran su modelo de vida".

Ferraz aleja de Sánchez la derrota de Gabilondo

En Ferraz intentan alejar la derrota de Ángel Gabilondo en los comicios madrileños de la esfera nacional. La dirección general del PSOE defiende que los resultados no son extrapolables, al igual que no lo fueron los de Cataluña o Andalucía. Si bien, reconocen que hay que "tomar nota" de lo ocurrido porque, a su juicio, "esto ha sido un primer aviso".

El PSOE de Gabilondo ha sufrido su peor derrota en estos comicios. Ha pasado de ganar las elecciones en 2019 a convertirse en la tercera fuerza por detrás de Más Madrid. Los socialistas madrileños han logrado 24 escaños, 13 menos que hace dos años, y Mónica García les ha superado por número de votos. Unos resultados que podrían motivar la marcha del candidato, que dicen en su propio partido, "no se aferra al cargo".

"Hay mil factores por los que hemos fallado. No hay que buscar un solo culpable, sino abrir una reflexión profunda. En Madrid se daba por hecho que ganaba Ayuso y los votantes han probado otras opciones en la izquierda", señalan desde Ferraz al respecto.

Si bien, insisten en que esto no es significativo de lo que ocurre a nivel nacional y recuerdan que "al igual que Casado no estaba tan muerto cuando el PP quedó último en Cataluña, ahora no está tan vivo".