El PSOE pierde el liderazgo de la oposición por el sorpasso en votos de Más Madrid. La formación que logró alzarse vencedora hace dos años ha quedado lejos de poder presidir la región con una tercera posición que no le otorga ni la mitad de los escaños de la ganadora, Isabel Díaz Ayuso, y que dista 13 puntos de los resultados obtenidos en los últimos comicios autonómicos.

El 'efecto Mónica García' ha conseguido calar en el electorado, que le ha otorgado más confianza a la líder de Más Madrid que al hasta ahora ganador en las urnas. "He tratado de ofrecer propuestas sosegadas para que pudiéramos vérnoslas con los problemas de la ciudadanía. Obviamente, no lo he logrado, y lo lamento", ha reconocido ante los medios Ángel Gabilondo.

Recibido entre aplausos y arropado por el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, el candidato 'socialista' ha mostrado su disconformidad con los resultados y ha asegurado que su formación seguirá "trabajando para evitar la crispación y la tensión": "Madrid necesita estar unida y necesita una gran recuperación social y económica, y vamos a seguir luchando por eso estemos donde estemos".

"Yo soy Ángel Gabilondo, y este es el Partido Socialista Obrero Español", ha recordado el candidato, que ha sido respondido con un sonoro aplauso de los miembros de su candidatura.

El cabeza de lista de los 'socialistas' madrileños desde 2015 consiguió alzarse vencedor de las elecciones autonómicas de 2019. Por primera vez en 25 años, un partido de izquierda tenía la oportunidad de ocupar la Puerta del Sol. Pero para cumplir ese sueño olvidado no valían los escaños de Podemos y Más Madrid.

Los 'socialistas' necesitaban a los 'naranjas', y los segundos optaron por darle la presidencia a Isabel Díaz Ayuso. Ahora, la sangría de la formación de Bal no otorga segundas oportunidades. Los 24 escaños de los socialistas no suman ni con los 24 de Más Madrid y los 10 de Podemos. De hecho, las tres izquierdas juntas no alcanzan a reunir los diputados arañados por la 'popular'.

Todas las encuestas apuntaban a esta caída del PSOE madrileño en favor del Partido Popular. Un hecho que provocó que el candidato designado para defender a los 'socialistas' cambiara su discurso durante la campaña electoral, marcada por las amenazas, la polarización y la falta de propuestas electorales concretas.

Así, aunque el candidato 'socialista' rehusó apoyo de Iglesias en un primer momento, en el cierre del primer y único debate con los seis candidatos presentó un giro inesperado a sus votantes: "Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones; Mónica García, sumamos y creo que podemos gobernar", aseveró mientras llamaba a la izquierda a unirse para evitar un gobierno de Ayuso y Vox.

Sumar junto a García e Iglesias era la única opción de frenar a una Ayuso con previsiones de arrasar. Y nada ha hecho cambiar los vaticinios. El PP ha duplicado el resultado electoral de 2019 y la izquierda, pese a una participación histórica, se ha quedado lejos de conseguir mover a su electorado para imponer el que habría sido el primer gobierno sin el Partido Popular en más de dos décadas.