Entregarle tu DNI en mano a un miembro de la mesa; esperar a que la cortina se abra para votar en la intimidad o preguntar: "¿Me dejas ese boli?" son actos que han pasado a la historia en las elecciones que están a punto de celebrarse en Galicia.

La comunidad gallega llegaba al final del confinamiento con unos números ejemplares: fue la primera región en salir del estado de alarma y, en palabras de Fernando Simón, seguía "una evolución realmente buena". Ya en mayo, Feijóo solicitaba al Gobierno central adentrarse en la nueva normalidad, tan pronto como se descubrió que la desescalada iba a ser asimétrica. Este hecho impulsó también que se retomara el evento electoral previsto para el 5 de abril, pero que fue suspendido por la pandemia.

Ese mismo mes de mayo, la Xunta dio luz verde a la celebración de los comicios, una decisión que a día de hoy todavía suscita dudas entre los miembros de la oposición. Con la intención de preservar la seguridad sanitaria, el ejecutivo gallego ha publicado un documento en el que se especifican las medidas que se tomarán el día de las elecciones. En ellas, hay directrices para todos los participantes del evento electoral: desde los organizadores hasta los electores. Una guía para que todos aquellos que vayan a introducir su voto en el sobre el próximo 12 de julio lo hagan de forma segura.

 

¿Qué medidas de seguridad deben seguir los votantes?

Buena parte del éxito de estas elecciones anticoronavirus pasa por todas aquellas personas que vayan a votar presencialmente este domingo. El propio Gobierno de la Xunta explica en el documento que estas medidas son "necesarias para garantizar la protección" de todos los asistentes. Y, en caso de que no se cumplan, "podrán ser objeto de sanción de acuerdo con la ley". En la infografía inferior te explicamos qué pautas deben seguir los votantes:

El Gobierno de Galicia insiste en que se debe mantener la distancia social de dos metros en todo momento. Habrá guantes de plástico para las personas alérgicas al gel y se deberán mantener las medidas de higiene respiratoria: no tocarse la nariz ni la boca y toser o estornudar en un pañuelo desechable o contra el brazo con el codo flexionado.

Los miembros de la mesa contarán también en todo momento con gel hidroalcohólico, mascarillas, que serán repuestas pasado un período de cuatro horas, y una pantalla de protección facial. Por su parte, los apoderados e interventores deberán mantener la distancia de seguridad y garantizar que solo hay uno de cada tipo en el centro electoral en el que estén.

Medidas de seguridad general en las elecciones de Galicia

Además de las medidas de protección individual, que recaen en la responsabilidad de cada individuo, el Gobierno gallego ha dispuesto una serie de normas para asegurar que los centros en los que se vaya a votar sean entornos seguros. De este modo, los votantes verán multitud de carteles informativos y señas en el suelo, especialmente para salvaguardar la distancia mínima. Estos carteles están concebidos para ser lo más claros posible: la Xunta especifica que en ellos no puede haber nada más que información útil, es decir, no podrán llevar logotipos institucionales ni nada que se le asemeje.

En las cabinas de votación debe garantizarse la intimidad absoluta sin la utilización de cortinas, que son posibles focos de contagio. También debe de haber diferentes puntos de entrada y salida a estos espacios; todo ello, insisten, manteniendo la confidencialidad.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad del Estado, como la Policía Local y Autonómica, estarán presentes en los colegios para controlar los accesos y asegurarse de que el flujo de votantes sea el adecuado. Su función será la de siempre, garantizar la seguridad de los ciudadanos. Pero, en este caso, el riesgo principal lo protagoniza el coronavirus, protagonista de una jornada electoral sin precedentes.