El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado que la afluencia de ciudadanos a los supermercados para hacer la compra se ha normalizado después de que en los días anteriores y posteriores a la declaración del estado de alarma llegasen a duplicarse las visitas a estos establecimientos.

Así lo indicó durante una rueda de prensa celebrada esta tarde junto al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, en la que Planas indicó que "se ha vuelto a una cifra de práctica normalidad" y que, debido al acopio hecho en los días anteriores, ahora la previsión es que disminuya el número de clientes en los supermercados y tiendas de alimentación.

En cualquier caso, el ministro aseguró que el abastecimiento alimentario de los supermercados y establecimientos de distribución está garantizado, por lo que puso en valor y agradeció el "trabajo, valor y esfuerzo" de todos los trabajadores que intervienen en la cadena alimentaria, desde los productores hasta los puntos de venta.

Así, agradeció la labor de agricultores, ganaderos y pescadores, de las cooperativas y empresas alimentarias y de distribución, de los trabajadores del sector logístico y de suministro de productos para los propios productores, además de cajeras y reponedores.

Preguntado por si se han detectado incrementos en los precios, Planas señaló que ese control lo realizan las comunidades autónomas, pero afirmó que no se han constatado incrementos de precios ya que no existe carestía de productos.

Por otra parte, cuestionado sobre si el Gobierno contempla cerrar supermercados para limitar todavía más las posibilidades de contagio por el coronavirus, el ministro rechazó esta idea y resaltó que las medidas de higiene, limpieza y seguridad que aplican los propios supermercados aseguran "una perfecta garantía de normalidad y seguridad", por lo que reiteró que el abastecimiento "será completo" durante el tiempo que se prolongue el estado de alarma.