La enfermera Elsa Cabello ha compartido un duro mensaje a través de su cuenta de Twitter en el que demuestra la "impotencia" que sufre por la situación de los sanitarios en la Comunidad de Madrid. La joven, que lleva 20 años trabajando de enfermera, reconoce en este mensaje que en dos días se incorpora al trabajo y no quiere ir.

"Nunca me había pasado", confiesa Elsa en un mensaje que se ha vuelto viral con más 8.000 'retuits' y 20.000 'me gusta' y en el que admite sentir "tristeza, rabia e impotencia" por no querer ir al trabajo de su vida, su "pasión", como ella misma destaca. Y es que la joven critica que los sanitarios están "dejados de la mano de Isabel Díaz Ayuso". Este duro mensaje ha originado que cientos de personas le muestren su apoyo y le den las gracias por el gran trabajo que hace luchando contra la pandemia del coronavirus.

 

Más de 450 sanitarios reclaman a Ayuso que actúe

Más de 450 sanitarios y cuatro organizaciones sectoriales han pedido a Isabel Díaz Ayuso que actúe para evitar "un nuevo colapso en el sistema sanitario" madrileño. Además, proponen al Gobierno de la Comunidad de Madrid un decálogo con diez medidas como la "apertura de todos los centros de salud y de los consultorios locales", el "refuerzo de las plantillas" en un 20%, el aumento de administrativos y trabajadores en las líneas telefónicas y abrir en los hospitales todas las camas cerradas, asegurando circuitos separados para el coronavirus.

Además, destacan la necesidad de contratar entre 1.700 y 2.000 rastreadores en Madrid para hacer un seguimiento adecuado. Concretamente, insisten en que se debe tener un ratio de 30 por cada 100.000 habitantes, mientras que en la actualidad, según la Consejería de Sanidad, son de 560.

Así será la vuelta al cole en Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha presentado el plan de la Comunidad para el nuevo curso escolar, cuyo comienzo será hará de manera escalonada. Este arranca de las clases se llevará a cabo de forma totalmente presencial con los alumnos hasta 3º de ESO. Será a partir de este curso cuando las clases se realicen de manera semipresencial.

Por todo ello, Madrid ha comprado 6.100 cámaras y 70.000 ordenadores para que tanto los alumnos mayores como aquellos de Primaria que estén contagiados o en cuarentena puedan seguir las clases. Además de llevar a cabo una reorganización de los espacios para mantener la distancia de seguridad, la mascarilla será obligatoria desde los seis años.