Pese a que Ciudadanos ha reiterado que su socio preferente en las negociaciones poselectorales es el PP, la formación naranja ha cambiado de tercio en Castilla-La Mancha, donde ha pactado con el PSOE el reparto de poder municipal.

Ambas formaciones han llegado a un acuerdo regional que afecta a 20 ayuntamientos, con sorpresa en Albacete, donde a pesar de tener el PSOE casi el doble de concejales, el sábado habrá un alcalde de Ciudadanos, aunque solo durante dos años. En 2021 será un edil del PSOE el que tome el bastón de mando.

Según fuentes de la negociación, este turnismo político operará a la inversa en Ciudad Real, donde primero gobernarán los socialistas y dentro de dos años, Ciudadanos.

En total, casi medio millar de alcaldías manchegas estarán en manos socialistas y entre ellas algunas importantes como Guadalajara, Talavera o Puertollano. El PSOE lo califica de un buen acuerdo.Pacto con el PP en Castilla y León

Casi cerrado está también el reparto en Castilla y León, donde, de nuevo, Ciudadanos es clave en un mercado donde ahora negocia con el PP.

Los populares seguirán presidiendo la Junta a cambio de que los de Cs logren las alcaldías de Burgos y Palencia, y diputaciones como la de Burgos y probablemente la de Segovia.

"Lo van a hacer con la complicidad de Ciudadanos y el apoyo expreso en algunas instituciones de la extrema derecha, cosa que también dijeron que nunca jamás harían", reprocha Luis Tudanca, candidato a la presidencia castellanoleonesa del PSOE, que fue el partido más votado.

Muy avanzadas están también las negociaciones en la Región de Murcia, donde Fernando López-Miras podría volver a ser presidente con el apoyo de Ciudadanos y el beneplácito de Vox.