Después de los recientes tiroteos masivos en Estados Unidos y de las palabras de Trump y otros representantes republicanos culpando a los videojuegos, la cadena Walmart ha decidido reaccionar.

Lo ha hecho emitiendo una orden a numerosos establecimientos para que eliminen cualquier tipo de publicidad o demostración de juegos violentos.

Algunas de estas órdenes van dirigidas a quitar los 'stands' "específicamente de PlayStation y Xbox" que tengan videojuegos violentos, "estilos de combate o juegos de disparos en tercera persona", películas que puedan contener violencia y vídeos de la temporada de caza que se reproduzcan en la sección de artículos deportivos.

Esta orden, confirmada por el medio 'Vice', choca con el hecho de que Walmart seguirá vendiendo armas en sus establecimientos, algo que está siendo fuertemente criticado.

 

 

La propia compañía ha asegurado a 'USA Today' que "no habrá cambios en la política de venta de armas" en sus establecimientos.

Te puede interesar:

No, los videojuegos no son los responsables de los tiroteos masivos en Estados Unidos