Las fuerzas rusas podrían estar preparándose para abandonar la central nuclear de Zaporiyia, que controlan casi desde el inicio de la invasión de Ucrania. Es lo que creen en la empresa estatal ucraniana de energía atómica, Energoatom, cuyo jefe ha manifestado que hay indicios de ello. "En semanas recientes, efectivamente, estamos recibiendo información de que han aparecido señales de que posiblemente se están preparando para marcharse", ha señalado Petro Kotin, en declaraciones a la televisión nacional.

De producirse este movimiento, supondría un cambio sustancial en el transcurso de la guerra en esta región, parcialmente ocupada por Moscú, que se la anexionaba el pasado mes de septiembre tras la celebración de pseudo-referéndums en esta y otras zonas del país. Allí, los combates y bombardeos en torno a la planta llevan meses haciendo temer que se produzca un accidente nuclear.

Kotin ha aludido a un "gran número" de informaciones en los medios rusos apuntando que "merecería la pena abandonarla y quizás ceder el control" al Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA). "Uno tiene la impresión de que están haciendo sus maletas y robando todo lo que pueden", ha agregado.

A la pregunta de si es demasiado pronto para hablar de una salida de las tropas rusas de la central nuclear, Kotin ha corroborado que "es demasiado pronto". "No vemos esto ahora, pero se están preparando", ha apostillado no obstante, explicando que no se permite al personal ucraniano pasar los checkpoints para viajar a territorio controlado por Kiev.

Rusia niega una salida de la central

Pese a las declaraciones del presidente de Energoatom, la Administración impuesta por Rusia en la ciudad de Energodar, donde se sitúa la central nuclear, sostiene que la planta continúa bajo control ruso. "Los medios están activamente extendiendo 'fakes' de que Rusia supuestamente está planeando retirarse de Energodar y dejar [la planta nuclear]. Esta información no es cierta", han indicado las autoridades prorrursas en Telegram.

Poco después, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha negado igualmente planes para una retirada de la central nuclear de Zaporiyia. "No hay necesidad de buscar signos que no existen ni pueden existir", ha manifestado, según recoge la agencia rusa de noticias Interfax, citada por Europa Press.

Rusia y Ucrania -que precisamente fue escenario en 1986 de la peor catástrofe nuclear de la historia en la central de Chernóbil, cuando el país aún formaba parte de la URSS- llevan meses acusándose mutuamente de bombardear la infraestructura, que ha venido sufriendo cortes de suministro eléctrico reiteradamente debido a los ataques, aunque cuenta con sistemas de respaldo. En este vídeo de laSexta Clave, explicamos qué sucedería si estos fallasen: