Un matrimonio de Saint Louis, Missouri (Estados Unidos), apuntó con armas de fuego a un grupo de manifestantes que pasaban frente a su casa, camino de la residencia de la alcaldesa de la ciudad para pedir su dimisión. En varios vídeos difundidos a través de las redes sociales, puede verse cómo la mujer apunta con una pistola a los manifestantes, mientras el hombre lo hace con un rifle.

El incidente tuvo lugar el pasado domingo, cuando, según recoge la 'CNN', un grupo de personas se dirigía hacia la casa de la regidora de Saint Louis, Lyda Krewson, para pedir su renuncia, tras haber leído en un directo de Facebook los nombres y direcciones de ciudadanos que le escribieron cartas pidiendo que retirase fondos a la Policía, a raíz del homicidio de George Floyd a manos de un agente en mayo.

De acuerdo con el citado medio, los participantes en la protesta entraron en una calle privada para acortar camino hacia la casa de la alcaldesa y, al pasar por delante de la mansión de Mark y Patricia McCloskey, la pareja salió de la misma apuntándoles con sendas armas de fuego. La Policía está investigando lo ocurrido.

El matrimonio se ha defendido asegurando que temieron por sus vidas y que los manifestantes habían entrado en una propiedad privada, rompiendo la verja de entrada al acomodado vecindario. "Nos dijeron que nos matarían, que quemarían nuestra casa y matarían a nuestro perro. Estábamos solos frente a una muchedumbre enfadada", aseguró Mark McCloskey a la cadena 'KMOV'.

 

El propio presidente Donald Trump retuiteó el vídeo de lo ocurrido, difundido por la televisión 'ABC', en su cuenta de Twitter, sin añadir ningún comentario. Lo hizo poco después de sembrar la polémica al tuitear un vídeo en el que se escucha a uno de sus seguidores gritar una consigna supremacista blanca ("White power"), mensaje que posteriormente borró. La Casa Blanca ha asegurado que Trump no se había dado cuenta de que en el vídeo se decía ese eslogan.