"La nieve no es óptima. Podríamos volar a Dubai y hacer paracaidismo allí". Esas fueron las palabras de Michael Schumacher el 29 de diciembre de 2013 a Corinna justo antes de sufrir el accidente que cambió la vida del heptacampeón del mundo y toda su familia.

La esposa del alemán es una de las protagonistas del documental 'Schumacher', estrenado el pasado miércoles en Netflix, donde hace declaraciones sobre todos los momentos de la vida del piloto, incluido del fatídico desenlace esquiando en los Alpes.

Michael parecía tener una suerte especial dentro de los monoplazas. Ninguno de sus accidentes, por muy fuertes que parecieran ser, afectaron en demasía al 'Kaiser'. Una sensación de intocable que describe Corinna también en el reportaje.

 

"Siempre conseguimos salir airosos de sus carreras, y es por eso que estaba segura de que teníamos unos cuantos 'ángeles guardianes' que le cuidaban", comenta. "No sé si es solo una especie de muro protector que tú misma levantas o si es porque eres de alguna manera ingenua, pero simplemente nunca se me ocurrió que algo podría sucederle a Michael", añade.

En Méribel no corrió tanta fortuna. Esos 'ángeles' dejaron de protegerle y el golpe en la cabeza le dejó en un estado crítico, aunque aún se desconoce con exactitud la situación en la que Schumacher se encuentra.

"Nunca culpé a Dios... Fue realmente mala suerte, toda la mala suerte que cualquiera podría tener en su vida", añade Corinna, quien seguirá manteniendo en privado la delicada situación de uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1.