El Gran Premio de Hungría el pasado 1 de agosto no solo fue la consecución de un logro colectivo para Alpine, con Fernando Alonso bloqueando a un Lewis Hamilton en modo remontada y permitiendo la victoria de Esteban Ocon, sino que también fue una especie de 'deja vú' en el equipo y en la mente del bicampeón del mundo.

En 2003, el piloto asturiano consiguió su primera victoria a los mandos de un Fórmula 1 en el mismo circuito de Hungaroring con Renault, equipo que ha dado nombre a la escudería que ahora se promociona como Alpine en el Gran Circo.

Dos pilotos que experimentaron sensaciones irrepetibles, los dos en su etapa de juventud, aunque ahora Fernando es un veterano de la categoría. 'Magic' se vio reflejado en la felicidad de Ocon al conseguir tal hito y por ello quiso darle un consejo al término de la carrera.

 

"Busca el momento para disfrutar con tu trofeo y relájate, porque yo no recuerdo cómo fue mi primera vez". Ese fue el mensaje de Alonso revelado por el propio francés.

Y es que Fernando echa la mirada atrás y siente que le quedó esa espinita clavada, algo que no quiere que le suceda en el futuro a su compañero. "Él ganó en el mismo circuito hace muchos años, pero no lo pudo disfrutar. Tenía que viajar con el equipo a Polonia la semana siguiente y no tuvo tiempo de celebrarlo", explicaba Esteban.

La suerte estuvo del lado del anterior piloto de la renombrada Force India, quien pudo disfrutar de un mes de vacaciones, al igual que todos los pilotos, tras la primera victoria de su carrera en F1 y así recordar ese inigualable momento para el resto de su vida.