Carlos Sainz ya está en Fiorano para ponerse al volante del Ferrari SF71-H de 2018. La escudería vio frustrados sus intentos por lograr que el español debutara de rojo en los test para jóvenes de Abu Dabi por lo que decidió programar un entrenamiento privado para que no llegue con las manos vacías a la pretemporada, reducida a día y medio por piloto.

Sainz lleva desde el lunes en Fiorano ya que Ferrari ha programado toda una semana de test. Empezaron los pilotos de la Ferrari Driver Academy y ayer fue Charles Leclerc quien, tras recuperarse del coronavirus, volvió a subirse al monoplaza. El español ha estado presente desde el principio para poder observar cómo trabajan en Maranello y hoy le toca a él.

 

Carlos acaba de comenzar los entrenamientos, algo para lo que Ferrari ha reservado día y medio, ya que será la primera vez del español al volante de un monoplaza de la escudería italiana. Así pues, Sainz estará pilotando hoy, mañana y tarde, y mañana tendrá otra sesión matutina antes de que llegue el turno de Mick Schumacher.

El principal objetivo de estos test es que Carlos tenga unas primeras impresiones del coche, se adapte a los procedimientos del equipo y conozca cómo trabajan sus mecánicos.

La normativa obliga a utilizar un monoplaza con dos años de antigüedad, por lo que Sainz está corriendo con el monoplaza de 2018, el cual ganó seis carreras en esa temporada.

 

Ferrari no hará públicos los tiempos no quiere comparaciones entre Leclerc y Sainz. Estos entrenamientos están programados para que el español se adapte lo mejor posible de cara al comienzo de temporada, por lo que no tiene el mismo objetivo que el monegasco y es por eso que quieren evitar paralelismos entre ambos pilotos.