Desde pequeño, Carlos Sainz siempre ha sido fanático de Fernando Alonso. Gracias a él y a la pasión por el motor de su padre, Carlos convirtió en realidad su sueño de llegar a la Fórmula 1, y su intención es seguir en la categoría durante mucho tiempo, igual que está haciendo ahora su ídolo.

"Mi método de trabajo es intentar alargar mi trayectoria deportiva y prepararme para estar el máximo tiempo posible. Para mi los deportistas que buscan alargar su carrera deportiva es un compromiso con su deporte", comenta en una comparecencia con su patrocinador Estrella Galicia.

Desde que Sainz fuera piloto de la antigua GP3 han estado unidos, y quién sabe cuánto más se alargará esta relación. Si es por el piloto madrileño, será un largo tiempo: "Si estaré con 38 o 40, no lo sé, ahora mismo te diría que sí me apetece. Yo estoy trabajando para ello, por salud que es algo que debería hacer todo el mundo a menor escala".

 

De entre el resto de preguntas que se le han hecho al piloto de Ferrari, está la última experiencia en Italia, con las gradas del circuito de Monza animando específicamente a Chales Leclerc y al propio Sainz, los pilotos de la escudería de casa.

"Es algo que no se me va a olvidar nunca. Y el GP en Monza, con los tifosi, que casi me vuelcan la caravana de la ilusión de tener un piloto de Ferrari cerca. O estar en mi oficina de Maranello y que te llamen para probar un Ferrari clásico en Fiorano. Son cosas que en otros equipos no pasan. Estoy empezando a disfrutar la experiencia de ser piloto de Ferrari".

De hecho, cuando se le cuestiona si se arrepiente de su salida de McLaren, equipo que ganó en el último Gran Premio, Sainz es contundente: "No. Estoy disfrutando en la F1, confío mucho en Ferrari en el proyecto a largo plazo y estamos trabajando muy duro para ganarlo".

 

Sin embargo, aún sigue con margen de mejora y adaptación en la escudería del 'Cavallino Rampante'. "Aún no soy el piloto de McLaren que se tiraba a saco", confiesa Sainz, sabiendo que está pecando "un poco de conservador".

"Estoy yendo rápido y cómodo, pero sigue habiendo errores por falta de conocimiento del coche. Lo sigo pagando. Hay que estar años con el equipo para sacarle todo el rendimiento, ya lo vimos en McLaren. Cada vez me voy adaptando más, pero hay veces que pienso ‘cómo me gustaría haber sabido esto o lo otro'", añade.

Sin embargo, eso no significa que se quiera conformar como 'segundo piloto' del equipo. Carlos no quiere ser "feliz como Barrichello" como dijo ser el brasileño en su etapa como escudero de Michael Schumacher.

"No, yo soy feliz ganando. Me machaco en Maranello para ser campeón con Ferrari algún día. ¿Pasará? No lo sé", concluye.