Fernando Alonso ha pasado revista a su primera semana en el rally Dakar. El asturiano, en la jornada de descanso de la durísima prueba que se disputa en las dunas árabes, ha agradecido el haberse podido duchar "más de 30 segundos".

"Agradecí poder ducharme más de 30 segundos seguidos, y también poder descansar en una cama sin que hubiera ruido. Habremos cargado las pilas para afrontar las etapas más largas y la etapa maratón, que son una nueva experiencia", afirma Fernando.

El asturiano lamenta lo sucedido en la segunda etapa: "Igual podría estar ahora sexto o séptimo, pero queda mucho rally y, si te digo la verdad, me da igual. Aquí o ganas o es lo mismo que ser segundo o 13º. Sabía que este año no iba a luchar por esa posición. Me haría ilusión entrar en el top 10, pero no me obsesiona".

"Es increíble estar a cuatro minutos de Al-Attiyah en etapas como la sexta. Estoy más relajado por poder quitarme la duda de saber cómo sería de competitivo en una especialidad tan diferente. En los primeros test que hice ni sabía atacar una duna y que me harían falta cinco o seis años para ir a la mitad que ellos", cuenta Alonso.

Parece ser que Fernando está disfrutando en este Dakar: "Me gusta, pero no sé si repetiré. Quizá sí, porque tengo tiempo. Personalmente, no pensé que fuese a ser tan competitivo. Estoy sorprendido y contento".

Fernando Alonso ha completado una notable primera semana en las dunas árabes. Tras una primera jornada de toma de contacto y una segunda en la que rompió la suspensión para perder dos horas y media, el asturiano ha encontrado ritmo y una versión que pocos esperaban. Son tres de seis los días que ha terminado en el top 10... y ya sueña con un podio de etapa.