El apretado calendario de la NBA y el consiguiente gran número de lesiones ha generado un intenso debate durante el transcurso de la temporada 20/21. Han sido muchos los jugadores que han manifestado su descontento ante la elevada cifra de partidos en la fase regular y tras una pretemporada con 71 días de descanso (la pretemporada más corta de la historia).

Uno de ellos ha sido LeBron James, quien se mostró enfadado tras pedir en vano que la temporada comenzase en enero. El alero de los Lakers mostró su preocupación por la salud de los baloncestistas tras la baja de hasta ocho jugadores All-Star en el play-off.

"No quisieron escuchar lo que decía sobre la fecha de inicio de la temporada. Sabía exactamente lo que pasaría. Lo que yo quería era proteger el bienestar de los jugadores, quienes son en última instancia el producto y el beneficio de nuestro deporte. Estas lesiones no son simplemente parte del juego, sino que se deben a la falta de verdadero descanso. Ocho All-Stars se han perdido algún partido estos playoffs, lo cual es el récord histórico en una temporada", expuso LeBron en su cuenta de Twitter.

 

Las quejas de LeBron han tenido reacciones en un exjugador que nunca suele callarse. Shaquille O'Neal ha contestado a 'King James' con unas contundentes declaraciones sobre la privilegiada situación del cuatro veces campeón de la NBA en la pandemia.

"Cuando vives en un mundo donde 40 millones de personas han sido despedidas, si yo estoy ganando 200 millones al año, no me verás quejarme. Yo escucharía y volvería a escuchar y volvería a escuchar", sostiene la leyenda de la NBA.

"No estoy criticando lo que nadie dijo, pero yo personalmente, no me quejo ni pongo excusas, porque la gente de la calle está trabajando duro y todo lo que tenemos que hacer es entrenar dos horas al día y luego jugar un partido durante dos horas por la noche y ganar mucho dinero. Así que mi proceso de pensamiento es un poco diferente", agrega O'Neal.