Shaquille O'Neal, excompañero de Kobe Bryant, con el que formó una de las parejas más poderosas que se recuerdan en la historia de la NBA, ha hablado en el programa 'NBA on TNT' sobre lo duro que ha sido para él recibir la noticia de la muerte de su "hermano".

El expívot comienza confesando lo duros que han sido estos meses, primero con la muerte de su hermana, y luego con la de Kobe. Cuenta además cómo se enteró de la trágica noticia.

 

"Estaba entrenando con mi hijo Shaquir y con mi sobrino Columbus. Mi otro hijo -Shareef- entra llorando con su teléfono, llorando, y me enseña el teléfono. Le dije: 'Quítame eso de la cara'. Vivimos en un mundo en el que todo puede pasar por Photoshop, ser manipulado. No quería creerlo. Luego recibí llamadas de Charles -Barkley-, Kenny -Smith-... todo el mundo me llamó. No he sentido un dolor tan afilado en mucho tiempo", afirma Shaquille.

Recuerda que sus nombres siempre estarán juntos por lo que hicieron en la cancha, afirmando que le gustaría que ambos sean recordados como "hombres fuertes que hacían lo que fuera necesario para ganar".

Shaquille comenta también la información que se compartió en los primeros minutos que afirmaba que Rick Fox estaba en ese helicóptero, algo que fue desmentido, y lamenta profundamente la muerte de su hija Gianna.

"Cada vez que veo a su mujer y a sus hijos, les digo: 'Hola, soy el tío Shaq'. Les intento hacer reír, él también lo hacía. Yo no hablo con vosotros todo lo que necesito. No podremos bromear con él en su ceremonia del 'Hall of Fame'. No podremos decir: 'Yo tengo cinco -anillos-, tú tienes cuatro. Si hubiésemos seguido juntos, habríamos ganado 10 -anillos-'. La última vez que hablé con él fue cuando metió 60 puntos -su partido de retirada contra los Utah Jazz-. Voy a intentar hacer un mejor trabajo para intentar llegar a la gente, porque nunca se sabe", concluye un Shaquille O'Neal visiblemente emocionado.