La muerte de Kobe Bryant ha conmocionado al mundo. No sólo al baloncesto, sino que ha llegado a todas las capas de la sociedad, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Kobe guardaba buena relación con muchos de sus excompañeros, incluso con aquellos con los que tuvo más de una polémica. Es el caso de Shaquille O'Neal, que se mostró especialmente afectado por la muerte del que fuera su compañero en aquellos imparables Lakers.

Su hijo, Shareef, también se ha mostrado conmocionado por la noticia. Ha compartido varios mensajes con sus seguidores, siendo uno de ellos especialmente doloroso.

Se trata de la última conversación que mantuvo con Kobe Bryant, un intercambio de mensajes que se dio el mismo día del accidente. "¿Estás bien?", le preguntó Kobe. La respuesta de Shareef tardó un par de horas en llegar: "¡Sí! Estoy trabajando para tratar de decidir mi próximo paso. ¿Cómo has estado?".

Ese mensaje no recibió respuesta. A los pocos minutos, se confirmaba la trágica noticia. Kobe Bryant, leyenda del baloncesto, fallecía a los 41 años. "Literalmente esta mañana me has escrito. Te quiero para siempre, tío. Te quiero", escribía Shareef en su cuenta de Twitter.

 

Una oleada de reacciones

Lamar Odom, Rafa Nadal, Michael Jordan... miles han sido los mensajes de condolencia que han llegado de todas partes del mundo en memoria de Kobe Bryant, todos ellos cargados de una gran emotividad.

Tras ganar su partido contra Kyrgios, Nadal habló con McEnroe en la Rod Laver Arena con una gorra de los Lakers, el equipo en el que Bryant jugó sus 20 años de carrera, reconociendo que ha vivido "uno de esos días que quieres olvidar".

"Tengo un amigo muy cercano que ha estado jugando con él mucho tiempo, Pau Gasol. Su espíritu de superación, de trabajo duro... ha sido una inspiración para todos", reconocía Nadal.

En el caso de Michael Jordan, no ha dudado en definir a Kobe Bryant como "una fuerza creativa" y "un padre increíble": "Las palabras no pueden describir el dolor que siento. Quería a Kobe, era como un hermano pequeño para mí. Solíamos hablar a menudo, voy a echar de menos esas conversaciones".