El Día del Libro y Sant Jordi son fiestas que, por vinculación temática e histórica, comparten fecha en el calendario: el 23 de abril. Sin embargo, no es lo único que celebramos este día y que tiene que ver con la lectura, ya que, desde 2010, también hoy es el Día del Idioma Español.

El tributo anual a la lengua que hablamos casi 600 millones de personas en todo el mundo es responsabilidad de Naciones Unidas, que hace 11 años decidió dedicar un día de forma oficial a nuestro idioma materno, coincidiendo con la fecha de la muerte de Miguel de Cervantes, según indica la propia web de la ONU. En 2016, eso sí, se descubrió que el escritor madrileño murió un día antes de lo que se creía, el 22 de abril de 1616, y que en realidad el 23 fue el día que se le enterró, según aclaró el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la web conmemorativa del 400 aniversario de la muerte de Cervantes.

La mayor sorpresa, sin embargo, ha llegado cuando, al despertarnos e ir a buscar las primeras informaciones del día en Internet, hemos descubierto que Google también ha querido honrar a nuestra lengua, y lo ha hecho colocando un símbolo de la letra Ñ en su doodle, que suele variar a diario. Así, se puede ver como una Ñ mayúscula y de color azul oscuro atraviesa la palabra 'Google', rodeada también con motivos caligráficos de colores rojo, rosa y amarillo.

El homenaje se debe a que la Ñ es la única letra del castellano de origen español, y a que, además de un caracter, es "una representación del patrimonio español y una identidad", según se apunta en el propio buscador de Google. Indican también en la página que la Ñ aparece en más de 17.700 palabras en español y que juega "un papel fundamental en la lengua y cultura españolas".

Este doodle se podrá ver a lo largo del día en Filipinas, Estados Unidos y en todos los países hispanohablantes del continente americano (desde México hasta Chile pasando por las islas del Caribe), además de en España, por supuesto. Por otro lado, se mantendrá en el futuro y disponible en cualquier rincón del planeta en el archivo de los doodles de Google en línea.

El autor, un ilustrador portugués

El creador de este 'patriótico' doodle, sin embargo, no es español y ni siquiera tiene el castellano como lengua materna. Nacido en Oporto (Portugal) y residente en Barcelona, se llama Min y es un director artístico, ilustrador y diseñador gráfico que ha trabajado para marcas como Adobe, Nike o el diario 'The Washington Post'.

"Soy un amante de la tipografía, así que es muy especial poder celebrar así un caracter tan poco común en otras partes del mundo", señala el artista en declaraciones a Google, que reconoce que este proyecto ha sido "un sueño" y que para hacerlo se ha inspirado en formas geométricas y en los colores de las banderas de los países de habla hispana.

"El idioma es un organismo vivo y parte de nuestra identidad. Nuestras diferencias son lo que nos hace únicos", reflexiona Min.

La Ñ, del invento del siglo XII a la polémica en los ordenadores

La letra Ñ, convertida ya en un símbolo nacional casi a la altura del himno y la bandera españolas, nació por una cuestión económica. Su origen se remonta a los monasterios del siglo XII, donde los escribas españoles tenían que copiar a mano los manuscritos latinos y se encontraban con la necesidad de ahorrar tiempo y sobre todo espacio recortando letras a las palabras, pues entonces el precio del papel de pergamino no salía precisamente barato, apunta la Fundación del Español Urgente (Fundéu) en su web.

De esta forma, los eruditos medievales combinaron el sonido de la doble N ('nn') dibujando una pequeña línea curva sobre una de estas letras. Por ejemplo, la palabra 'annus', en latín, se acortó y se convirtió en 'año', en castellano. Al símbolo encima del N y que supuso la creación de la nueva letra se le conoce como 'tilde' o 'virgulilla', según explica la RAE en su versión virtual.

Así, la nueva letra se mantuvo en el idioma español hasta que fue incorporada oficialmente en el diccionario de la Real Academia Española en 1803. A día de hoy, este caracter también está presente en otras lenguas relacionadas históricamente con el castellano, como es el caso del euskera, el aimara, el guaraní o el quechua.

Sin embargo, no todo ha sido bonito en la historia de la Ñ. En 1991, la Comunidad Económica Europea se planteó eliminar esta letra para favorecer la uniformidad de los teclados del ordenador, algo que se habría sumado a la supresión de la Ñ en las direcciones de correo electrónico y en los sitios web de Internet, donde no aparece este caracter. Sin embargo, el Gobierno publicó un real decreto dos años después en el que se exigía "la presencia de los caracteres específicos del idioma castellano en los teclados" para asegurar "la correcta expresión escrita de dicha lengua", por lo que finalmente la propuesta europea no salió adelante.

Además del ejecutivo español, la propia RAE y diversos intelectuales y escritores salieron en defensa de la letra Ñ. Gabriel García Márquez, por ejemplo, dijo esto, según recoge el Instituto Cervantes en su web: "Los autores de semejante abuso y de tamaña arrogancia deberían saber que la eñe no es una antigualla arqueológica, sino todo lo contrario: un salto cultural de una lengua romance que dejó atrás a las otras al expresar con una sola letra un sonido que en otras lenguas sigue expresándose con dos". Amén.