Por primera vez en la historia, un país árabe ha mandado un cohete al espacio. A las 23:58 horas de este domingo, hora española, ha dado comienzo la misión ‘Hope Mars Mission’, que pretende construir la primera imagen completa del clima en Marte a lo largo de un año natural (unos 687 días terrestres).

La sonda espacial ha despegado desde el Centro Espacial Tanegashima (Japón) después de haberse retrasado por las condiciones climáticas adversas de los últimos días. En un principio, este lanzamiento se iba a producir el pasado 14 de julio, pero las nubes y las tormentas eléctricas se interpusieron en el calendario.

Los Emiratos Árabes Unidos culminan un trabajo que se ha hecho en tiempo récord. Desde que se anunciara la misión en el año 2014, los ingenieros e ingenieras de este proyecto han trabajado sin descanso en este cometido cuyo coste económico se desconoce. Pese a que el cohete se ha lanzado desde la ciudad nipona, el control exhaustivo del progreso de la nave se está haciendo desde el centro espacial Bin Rashid de Dubai.

 

Según la Agencia Espacial de los Emiratos Árabes Unidos, esta misión servirá para “entender las dinámicas climáticas en la atmósfera baja de Marte, explicar cómo cambia el clima y por qué el planeta rojo está perdiendo la variabilidad de hidrógeno y el oxígeno en su atmósfera superior”.

Como señalan en el New York Times, Si ‘Hope’ no hubiera tenido un enfoque diferente, probablemente nunca habría salido adelante en tan poco tiempo. La clave reside en la búsqueda de socios efectivos. La falta de experiencia del país árabe en la carrera espacial hizo que se descartara la opción de desarrollarlo todo localmente, como ha ocurrido en la India. También podría haberse comprado el diseño de la nave a alguna compañía, para ahorrar ese tiempo. Pero los líderes de la misión optaron por una vía intermedia: contactar con personas expertas en materia espacial y ponerlas a trabajar con sus propios ingenieros, en un proceso de formación constante.

EE.UU. y China también irán a Marte este año

‘Hope’ es la primera de las tres misiones que se harán en el planeta rojo este año. Ahora bien, los objetivos de estos viajes son muy diferentes entre sí. Por un lado, ‘Perseverance’, el proyecto ideado por la NASA, pretende encontrar señales de vida pasada en Marte, mientras que Tianwen 1, la misión china, busca hacer una investigación profunda sobre el suelo marciano, el agua y su medio ambiente. No obstante, China no sería la primera en hacer este tipo de indagaciones, puesto que otras misiones anteriores de la NASA, como ‘Curiosity’ u ‘Opportunity’, han sido más precoces en este sentido. Eso sí, de salir bien, supondría una redención del país asiático ante la fallida misión Yinghuo-1 del año 2011, en la que la sonda no logró salir de la órbita de la Tierra.

La NASA tiene programado el lanzamiento de ‘Perseverance’ entre el 30 y el 15 de agosto, y espera aterrizar en suelo marciano en febrero de 2021. Por otro lado, la Agencia Espacial China (CNSA) no ha dado información concreta sobre cuándo se iniciará Tainwen-1, pero asegura que será a finales de este mes o a principios de agosto.

La nueva carrera espacial tiene cada vez más competidores. La antagónica relación entre la antigua Unión Soviética y Estados Unidos por ser los países con más logros en nuestro sistema interplanetario poco a poco se ha visto invadida por nuevos agentes. China, India, Japón… cada vez son más los que han ejecutado o planean ejecutar misiones relacionadas con el espacio exterior. Y a este privilegiado grupo, en el que las empresas también están ganando importancia, finalmente se le ha unido un país inesperado. Habrá que esperar para saber si el estreno árabe en el espacio terminará en éxito o en fracaso. Pero una cosa es segura: ‘Hope Mission Mars 2021’ está en marcha.

.