El coche privado ha revolucionado, en las últimas décadas, el concepto de movilidad. Con el paso de los años hemos conseguido disfrutar de una libertad inédita hasta la fecha, con un mercado muy amplio que ofrece todo tipo de alternativas. La tecnología se ha convertido, sin duda alguna, en un medio de avance para toda la sociedad.

Algunas mejoras, como el cambio automático, ha aumentado su popularidad de forma drástica con el paso de los años, convirtiéndose en casi norma habitual en los vehículos nuevos. Por eso, es posible sacarse el carné de conducir para utilizar únicamente vehículos con cambio automático, una alternativa apropiada para aquellas personas que, por ejemplo, no puedan conducir un coche con cambio manual debido a sus limitaciones físicas.

Sin embargo, cada vez son más las personas que deciden optar por este tipo de permiso, alegando que la dificultad de conducir un coche manual es demasiado elevada y que cada vez son más los coches que únicamente están disponibles con cambio automático. ¿Es buena idea sacarse el carné sólo para conducir coches automáticos?

La respuesta es no: si lo haces, limitarás tus posibilidades en caso de cualquier imprevisto, ya que no podrás conducir un vehículo con cambio de marchas manual bajo ningún concepto, ni siquiera en caso de emergencia, corriendo el riesgo de recibir una sanción por hacerlo. Es mejor idea esforzarse un poco más y sacarse el carné para conducir todo tipo de coches: así tendrás la opción de escoger qué tipo de coches querrás conducir.