Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

MUCHOS COCHES PUEDEN DAR CORRIENTE

¿Por qué mi coche me da calambre? ¿Puede suponer una avería?

Que un coche nos provoque un calambre de manera aislada no supone un problema y, posiblemente, a todos nos ha pasado. ¿Qué sucede cuando es recurrente?

Publicidad

Nuestros coches con máquinas complejas, compuestas por miles y miles de piezas, cuyo objetivo es proporcionarnos un medio de transporte con el mínimo mantenimiento posible y con la máxima seguridad y comodidad. Sin embargo, como máquinas que son, son susceptibles de fallar y de tener que arreglarse en lugares especializados. Los coches cuentan con un sistema de propulsión que puede estar a cargo de un motor térmico o de un motor eléctrico, así como un complejo sistema eléctrico que se encarga de comandar todo el sistema de confort y seguridad del vehículo.

Por eso, todos nuestros coches utilizan una -a veces dos- batería de 12 V, encargada de suministrar electricidad a todos los componentes auxiliares del vehículo. De hecho, cuando ésta se descarga, se agota o se avería, generalmente es imposible utilizar el coche, ni siquiera cuando el vehículo cuenta con un sistema de propulsión eléctrico. Seguro que en más de una ocasión, al subirte al coche o al bajarte tras haber circulado con él, has recibido una pequeña descarga al tocar la carrocería, lo que se conoce comúnmente como 'dar calambre'.

¿Por qué mi coche da calambre?

Que un coche nos de calambre no debería preocuparnos siempre que se trate de un fenómeno aislado: puede darse por muchos motivos, entre los que se encuentra la propia ropa que llevamos puesta que, al contacto y roce con la tapicería de los asientos, se carga de electricidad estática. Sin embargo, cuando nuestro coche nos da calambre de manera constante podemos estar ante un problema que merece la pena revisar. ¿Cuáles son las posibles causas de que nuestro coche nos de calambre?

  • Roce: revisa los bajos de tu coche, ya que puede que algún componente esté rozando contra el asfalto y, por leve y pequeño que sea el elemento, puede cargarse de electricidad estática y, si está en contacto con la estructura del vehículo, transmitirla hasta nuestras manos cuando tocamos la chapa del vehículo.
  • Derivación eléctrica: en ocasiones algún componente del sistema eléctrico auxiliar de nuestro coche se deteriora, de manera que, por ejemplo, un conector tiene una derivación, la batería está tocando con la chapa o un cable se ha pelado. En esos casos, parte de la electricidad puede transmitirse a la carrocería y, por tanto, descargarse al tocarla nosotros con las manos. Si los calambres son fuertes y recurrentes, te recomendamos que lleves tu coche a revisar.

Existe un truco para que nuestro coche no nos de calambre al tocarlo: antes de llegar o justo al salir, tocar el suelo con la punta de los dedos. De esta manera, descargamos la electricidad estática que tengamos encima y no habrá peligro de recibir un pequeño calambre al tocar nuestro coche.

También te puede interesar: Microsueños: qué son y por qué a la DGT le preocupan tanto

Publicidad