Si conducir con lluvia es incómodo podemos decir también que no ver nada por ello es frustrante. Y es que además de tener que estar mucho más concentrado, es probable que las gotas de agua no nos deje ver bien los espejos retrovisores.

Lo cierto es que existe un accesorio perfecto para esos días de lluvia en los que te ves obligado a sacar la mano por la ventanilla para frotar el espejo retrovisor debido a que no ves absolutamente nada.

Se trata de una película transparente que, colocada sobre el espejo y el cristal, los convierte en una superficie por donde el agua resbala sin formar gotas.

Así funciona y se coloca: VER VIDEO