Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SEGURIDAD VIAL

Cadenas de tela: ¿cómo funcionan y en qué casos concretos puedes usarlas?

Su diseño no permite su uso en todos los escenarios y por ello, hay que saber cuándo son una herramienta adecuada

Publicidad

Hace unos días, la nieve sorprendió a varios conductores en las carreteras de acceso a las pistas de esquí de Formigal-Panticosa y Cerler. Algunos de ellos apostaron por equipar sus vehículos con cadenas de tela… y sufrieron algún que otro percance. ¿Cómo funcionan las cadenas de tela y en qué casos concretos puedes usarlas?

Las cadenas de tela (conocidas también como ‘piel de foca’) poco tienen que ver con las tradicionales: son unas fundas de lona que se fijan a las ruedas con una goma elástica que hay que pasar por la cara interior y con radios o lona por el exterior. Con este método se consigue una mayor adherencia en las carreteras más resbaladizas, pero no están pensadas para trabajar en todos los escenarios.

Carretera con nieve
Carretera con nieve | Pixabay

¿Cuándo se pueden usar?

Sí, las cadenas de tela son eficaces en momentos muy concretos: circular por un tramo corto, salir de un aparcamiento con nieve, etc. No han sido diseñadas para darles un uso intensivo así que no debemos usarlas para recorrer varios kilómetros por una carretera que está nevada o helada. La razón es simple: ofrecen una adherencia menor, son menos resistentes y se desgastan más rápido. Algo que se agudiza cuando estos elementos desaparecen y nos encontramos con una carretera limpia: en ese momento hay que quitarlas si no queremos destrozarlas por completo.

¿Cómo colocar las cadenas de tela?

Ahora que sabemos que las cadenas de tela son una solución puntual, hay que aprender a colocarlas correctamente: un proceso que es más sencillo y más rápido que el de las normales. En primer lugar hay que desplegarlas y colocarlas sobre los neumáticos empezando por arriba y ajustando los laterales.

La nieve caída cubre una de las carreteras de Soller
La nieve caída cubre una de las carreteras de Soller | EFE

A continuación, tira de las cintas ubicadas en la parte exterior para ajustar la parte que cubre la banda de rodadura. Este paso es importante porque es la parte que entrará en contacto con la calzada. Y, por último, mueve el coche unos centímetros para encajar la parte de abajo en las ruedas.

Comprar unas cadenas de tela

Si has decidido comprar unas cadenas de tela para estos casos determinados, tendrás que tener en cuenta que son más caras que las tradicionales así que pueden terminar siendo menos rentables. Eso sí, a su favor está que hacen menos ruido que las de eslabones y que no causan daños en las llantas ni en el neumático. Y no olvides hacerte con unas cuyas medidas sean adecuadas a tus neumáticos ya que para funcionar correctamente no pueden ser ni más grandes ni más pequeñas.

Publicidad