Un editorial publicado este 26 de enero en la revista científica 'British Medical Journal' ofrece datos sobre la relación entre vacunas COVID-19 y cambios en el ciclo menstrual de las mujeres.

Según las conclusiones de este editorial, en el que se han revisado dos estudios -uno en EEUU y otro en Noruega- "las vacunas contra el COVID-19 pueden producir cambios en la menstruación de algunas mujeres, pero son breves y menores en comparación con la variación natural que presentan los ciclos de periodos normales".

Así, la autora de este documento, la Dra. Victoria Male, especialista en reproducción del Imperial College London (Reino Unido) afirma que "los preparados contra la COVID-19 sí afectan al ciclo menstrual -de algunas mujeres- aunque sus efectos no son significativos ni duraderos".

En declaraciones a laSexta la doctora Male asegura que la vacunación contra el COVID es fundamental: previene el COVID grave y también reduce las probabilidad de infectarse. Pero si pensamos sólo en el periodo, "vale la pena saber que entre el 15 y el 25 % de las personas experimentan un cambio en sus períodos después del (infectarse) COVID", afirma.

Por otro lado -añade esta doctora- "estos nuevos estudios (los de EEUU y Noruega) muestran que los cambios en los períodos de las personas después de la vacuna son pequeños en comparación con la variación natural y se resuelven rápidamente". "Así, incluso pensando sólo en los períodos, pienso que vacunarme es la mejor opción", afirma a este medio.

Los estudios muestran que los cambios en los períodos de las personas después de la vacuna son pequeños en comparación con la variación natural y se resuelven rápidamente. La vacuna es siempre la mejor opción

Dra. Victoria Male, autora del editorial del BJM

En el estudio realizado en EEUU en el que participaron 3.959 mujeres (2.403 estaban vacunadas) 358 mujeres que recibieron la pauta completa de vacunación durante el mismo ciclo menstrual, registraron un retraso de 2,32 días de media en su siguiente periodo. Y dentro de este grupo, un 11% dijo haber experimentado un cambio en la duración del ciclo de más de ocho días, frente al 4 % registrado en las no vacunadas.

Sin embargo y según apunta en las páginas del editorial la Dra. Male, "todos los grupos volvieron a la normalidad al cabo de dos ciclos menstruales después de la vacunación". Por ello, la doctora asegura que, en base a estos estudios, en el caso de haber cambios en la menstruación, estos son leves y sobre todo, pasajeros, que se resuelven como máximo al cabo de dos ciclos.

Por su parte, los resultados del estudio realizado en Noruega con 5.688 mujeres señalaron que el 38 % de las participantes dijo haber experimentado al menos un cambio en los ciclos previos a la vacunación, si bien esa cifra subió al 39 % después de la primera dosis y al 41 % después de la segunda". Es decir, aproximadamente, el 40% de las mujeres dijeron haber tenido algún cambio.

"Sí se producen cambios en el ciclo menstrual después de la vacunación (en algunas mujeres) pero estos son menores al compararlos con las variaciones naturales y se revierten rápidamente", afirma la doctora. En Inglaterra, cuya población mayoritaria se vacunó mayoritariamente con el suero de Astrazeneca (el intervalo entre dosis fue de 2 meses, es decir, la administración de la pauta completa no se realizó durante un mismo ciclo menstrual) no se vieron estos resultados.

Factores que afectan al ciclo menstrual

Como sabemos, son muchísimos los factores que pueden alterar en algún momento el ciclo menstrual de las mujeres: la toma de ciertos medicamentos, momentos de estrés y ansiedad, cambios de peso...

Según explica a laSexta la Dra. Olga Rosales, ginecóloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, el ciclo puede variar por fluctuaciones de peso, por el estrés (sea un examen o 'me voy a ir de viaje', es decir, todo lo que conlleve un cambio en la vida diaria), también cuando se hace ejercicio en exceso o bien por ejemplo, o tener una patología como el síndrome de ovario poliquístico.

Igualmente también la doctora Male explica a este medio que efectivamente, "son muchas cosas pueden alterar el ciclo menstrual, incluido el estrés, el ejercicio o el aumento o la pérdida de peso. Esta es parte de la razón por la que normalmente vemos variaciones en el ciclo menstrual, por lo que no nos preocupamos. Los cambios que se pueden atribuir a la vacuna son reales, pero son pequeños en comparación con todos estos cambios que se producen".

El ciclo puede variar por muchos motivos: fluctuaciones de peso, por el estrés y todo lo que conlleve un cambio de vida, el ejercicio en exceso o tener una patología como el síndrome de ovario poliquístico.

Dra. Olga Rosales, ginecóloga

"Es cierto que algunas pacientes han venido por ese motivo a la consulta y pueden tener una posible causa (relacionado con la vacuna) pero todos los casos fueron muy leves y todos se habían resuelto como mucho en un par de ciclos. A ninguna le persistía", cuenta la doctora Rosales. Pero, antes de que existieran las vacunas COVID -añade- "algunas pacientes venían ya a la consulta por alteraciones en su periodo, pero eran debidos al cambio en el ritmo de vida (del confinamiento y la pandemia), iban relacionado con el estrés".

Por ello, insiste en la importancia de la vacunación: "Los cambios que se pueden producir en ciclo menstrual por las vacunas COVID-19, en el caso de que los haya, van a ser leves y transitorios: el beneficio de vacunarte es muchísimo mayor", asegura Rosales. Es importante lanzar este mensaje: "Que no a todas las mujeres les pasa y si ocurre, es leve y transitorio", insiste.

En octubre del año pasado, la doctora Isabel Vielsa, ginecóloga de Clínicas Eva, ya explicaba, en base a la evidencia de aquel momento, que "dichos cambios no revisten gravedad ni constituyen ningún peligro para la salud femenina". Por lo que aseguraba que la vacunación era muy importante y que no debíamos de -las mujeres- preocuparnos por estos cambios: "Son algo puntual y pasajero".

Está claro que "está haciendo consecuencias entre la vacuna y cambios en la regla, que puede deberse a muchos factores, pero hace falta más investigación porque los efectos secundarios no estaban sesgados por sexos", afirma Paloma Lobo Abascal, presidenta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) quien por supuesto afirma que vacunarse es imprescincible. Es cierto -añade- que por ejemplo en mujeres que tuvieron COVID también tuvieron alteraciones transitorias, incluso otras vacunas como la del virus del papiloma humano parece también tener consecuencias en este sentido. Por ello, es importante investigar más.

También es cierto no obstante que, "en estos momentos estamos todos mucho más vigilantes, que tenemos mucha información y nos encontramos en periodos de más estrés que todo ello puede influir también. La ciencia lo que está diciendo es que dado que esto está pasando, vamos a mirarlo más y mejor, pero las mujeres deben estar tranquilas porque lo se sabe es tranquilizador", concluye Lobo.