¿Por qué no conseguimos adelgazar, aún pensando que estamos haciéndolo todo bien? Lo cierto es que, sin saber, cometemos una serie de errores que nos impiden perder peso y perder grasa. Por ejemplo, saltarse comidas o tomar productos light.

"El querer perder peso, muchas veces viene acompañado de numerosas estrategias que se alejan de los hábitos saludables", explica a laSexta.com Sandra Ruiz Maymó, Dietista-Nutricionista del centro Alimentación 3S (@alimentacion3s).

"Se busca perder este peso de forma rápida y queremos bajar deprisa los kilos que se han ido acumulando a lo largo de los años. Y no podemos pretender hacerlo todo en una semana o en unos pocos días", añade la especialista.

Y no, no podemos pretender bajar kilos de forma rápida porque de esta forma estamos corremos el riesgo de tener ese temido efecto rebote que tanto queremos evitar. Por tanto, las dietas debemos de hacerlas de forma progresiva. En este artículo explicamos los kilos que, como máximo, podíamos bajar en una semana (y ni uno más). Sin duda, "hay mucha desinformación y esto se traduce en la aparición de mil mitos y cientos de errores recurrentes en relación a qué comer (y cómo) cuando se quiere perder peso", afirma.

Las 5 cosas que no debemos hacer nunca si queremos adelgazar

Veamos cuáles son esas 5 cosas, esas 5 advertencias y claves que nos ofrece Ruiz Maymó, que no debemos hacer nunca si pretendemos perder peso y adelgazar.

1. Saltarse comidas

Sin duda es uno de los errores más comunes que se cometen y que por tanto, no deberíamos hacer. "Se suele creer que saltarse una comida ayuda a perder peso, ya que en ese momento no se ingerirán calorías. En cambio, el foco debería estar en analizar y en poner un poco de orden en las ingestas del día y no picotear entre horas, para dejar que el aparato digestivo repose adecuadamente", explica la nutricionista.

2. Sustituir los alimentos por productos 'light'

Pensamos que el comer productos light significa comer sano y no es así. Muchas veces -sostiene la nutricionista- "se tiende a escoger en el supermercado productos que son 'light' o 'bajos en grasas', por ejemplo, porque aparentemente parecen más saludables, pero realmente no lo son. Al sacar parte de la grasa que tienen, el producto pierde sabor, por lo que suelen añadir azúcares y sal para compensar".

3. Evitar los hidratos de carbono

No, los carbohidratos no son nuestro peor enemigo. Es importante, eso sí, tomarlos "en cantidades adecuadas y escogiéndolos bien, es decir, eligiendo hidratos de carbono de buena calidad -priorizando siempre los integrales-. Los carbohidratos deben formar parte de cualquier dieta saludable, ya que son la principal fuente energética del cuerpo", explica. De hecho, tal como contamos en este artículo, muchos estudios han demostrado los beneficios para la salud que tiene tomar cereales integrales.

4. Pasar hambre o comer poco

Hacer dieta no consiste en pasar hambre. Es importante tener claro que debemos "escuchar siempre las sensaciones de hambre y saciedad del cuerpo, por lo que, al buscar perder peso, no se debe caer en eso de comer poca cantidad y pasar hambre. Todo lo contrario", afirma Ruiz Maymó.

En este sentido, es importante que cuando estemos en una dieta de adelgazamiento para perder grasa, intentemos "priorizar aquellos alimentos ricos en fibra y grasas saludables que son más saciantes", añade la experta. Al ser más saciantes nos quedaremos satisfechos y evitaremos picotear entre horas. Por ello, por ejemplo, las grasas saludables o los alimentos con fibra, son grandes aliados.

5. Olvidarse de hacer ejercicio físico

Cuando estemos buscando perder peso, lo que pretendemos es que haya un déficit calórico. En otras palabras, "buscamos que se queme más energía de la que comemos, por lo que, si tenemos una vida sedentaria, será más difícil que esto ocurra", explica la especialista en nutrición.

Por ello es importante que aumentemos la actividad física. Que hagamos ejercicio físico de forma regular, adaptado también (al igual que la dieta) a nuestros objetivos, características y necesidades. Alimentación y ejercicio son fundamentales, pero tampoco podemos olvidarnos de otros factores importantes para adelgazar como son el sueño (tener un buen descanso) y la gestión del estrés.