Por si las Islas Afortunadas, y en concreto Lanzarote, tenían pocos motivos para atraer a las visitas, ahora hay una nueva razón que nos empuja a viajar hasta ellas: se ha creado el primer museo submarino de Europa en sus cristalinas aguas. El Museo Atlántico se ubica a unos 12 metros de profundidad, en la Bahía de Las Coloradas, un enclave elegido fundamentalmente por las características físicas del suelo marino. Ocupará una superficie de 2.500 metros cuadrados que será accesible para buceadores de todos los niveles, pero que también será visible desde la superficie.

El proyecto ha sido contratado por los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo y consiste en sumergir 300 esculturas en 400 metros cuadrados en este enclave de Playa Blanca, en una zona que está al abrigo de las corrientes. Un conjunto artístico que ha recibido el nombre de 'Los caminantes del agua' y que son réplicas de vecinos de Lanzarote en actitudes cotidianas. Para servir de modelos, sus habitantes se han presentado entusiastas. Además de la parte artística, las esculturas se han concebido como un medio para el arte y para la preservación y conservación del medio marino y la naturaleza: el proyecto museístico creará un gran arrecife artificial de coral formado por un conjunto de instalaciones escultóricas realizadas en hormigón con pH neutro que, con el transcurso del tiempo, servirá para incrementar la biomasa marina y facilitar la reproducción de especies en la isla.

El escultor promotor de este museo submarino es Jason deCaires Taylor. Este artista británico nacido en 1974 ha alcanzado notoriedad internacional tras sus intervenciones escultóricas submarinas. Solamente utiliza materiales respetuosos con el ecosistema marino y promueve que atraigan vida natural. Sus esculturas terminan convirtiéndose en nuevos arrecifes de coral y conglomerados de moluscos, algas y especies vegetales. En las islas caribeñas de Granada ya ha realizado un conjunto similar, que ha sido elegido como una de las 25 maravillas del mundo según National Geographic. También ha sido muy aclamado el Museo Subacuático de Arte en la costa mexicana (entre Cancún e Isla Mujeres) y el creado en Bahamas, lugar en el que ha construido una colosal escultura de cinco metros de altura y sesenta toneladas llamada Ocean Atlas.

El proyecto pretende potenciar el turismo de la zona e incrementar la biodiversidad submarina. Otra característica es que el 2% de los ingresos del Museo Atlántico estará destinado a proyectos de protección, estudio y divulgación de la vida del medio ambiente marino de Lanzarote y Canarias. Existe también la posibilidad de contribuir a esta causa a través del correo amigosdelma@centrosturisticos.com. Cuando se realice la primera donación, se recibirá un carnet de amigos del Museo Atlántico y se recibirá información de los proyectos que se lleven a cabo.

Además del sano interés por mantener y preservar el ecosistema, es una buena forma de aunar deporte y arte. Si ya las aguas de Lanzarote eran un reclamo imprescindible para los amantes del submarinismo, ahora el aliciente es aún mayor. Contemplar esculturas submarinas que además estarán cada vez más recubiertas de corales y algas, es un privilegio sorprendente para la vista. Las obras se mantendrán durante un periodo de al menos 300 años en buen estado de conservación bajo el mar.

El Museo Atlántico de Lanzarote se inaugurará en marzo de 2017. Será una ocasión de disfrutar en familia del deporte del buceo y esta experiencia, ya que, a partir de los 10 años, los niños pueden sumergirse hasta los 12 metros, justo a la profundidad a la que están las figuras. Las inmersiones serán de un máximo de una hora en el agua y las expediciones saldrán del muelle de Marina Rubicón, en la parte sur de la isla, siempre acompañados por monitores acreditados. El precio será de 9 € para los adultos visitantes y 4 € para los residentes.

Disfrutar de un museo único en Europa, en aguas cristalinas, buceando entre figuras vestidas con arrecifes de coral que representan a los habitantes de las Islas en actitudes cotidianas y todo ello sabiendo que con esta experiencia se preserva el fondo marino y la biodiversidad de la Isla, es un lujo al que es difícil resistirse.

Más información:
Museo Atlántico de Lanzarote
Jason deCaires Taylor