El aspecto del 'Lolailo' cambió completamente después de la reforma del equipo de Pesadilla en la cocina. Alberto Chicote mostró a una alucinada Mara y al resto de empleados cómo ha quedado este local que antes era, según el chef, un "despropósito de recursos y colores".

Además de "armonía a todo el local", el equipo del programa también le proveyó de nuevo equipamiento, como un lavavajillas industrial y unos fuegos, algo que Mara, la dueña del 'Lolailo', agradeció: "Supercontenta, para trabajar más a gusto y que no todo sea de freidora", aseguraba. También el salón principal experimentó un cambio radical, con una zona de barriles y hasta un ¡tablao flamenco!. Puedes ver cómo quedó en el vídeo sobre estas líneas, donde también les muestra la nueva carta en español e inglés "con traducciones buenas".

(*) Desde laSexta.com estamos recuperando los mejores momentos de la hemeroteca de Pesadilla en la cocina.

Otros momentos destacados

Por primera vez en al historia de Pesadilla en la cocina, Alberto Chicote bebía alcohol en horas de trabajo. Lo hacía para probar el chupito estrella del 'Lolailo': 'La mamadita', una bebida que prepara la prima de la propietaria y que consigue sacarle los colores al chef: "¿No me digas que no te ha gustado la mamadita de mi prima?", le pregunta Mara a un perplejo Chicote.

Alberto Chicote se lo pasó "pirata" repasando la carta del 'Lolailo'. Sobre todo su sección traducida al inglés, en la que encontró platos como 'Raincoats', 'Gambón to' al ajillo' o 'Table cheese oil': "¡Esto es divertidísimo!", aseguraba.

Un "huevo asesino" explota y pringa a Chicote. Mientras todo el equipo del 'Lolailo' se parte de risa, al chef de Pesadilla en la cocina no le "hace ni puta gracia", pues tocará repetir platos.