Miguel Bosé ha revelado en El Hormiguero que lleva 12 años sin consumir drogas. No obstante, según él mismo ha dicho, antes abusó mucho de ellas metiéndose cantidades ingentes porque todo le parecía "poco".

Sobre cómo llegó a este punto, el artista se ha sincerado hablando sin tapujos con Pablo Motos: "Llegó un momento que, por un desamor, llamé a unos amigos y les dije que íbamos a salir esa noche. Entonces me tomé la primera copa de mi vida y me metí la primera raya, también empecé a fumar. Pensé que me había perdido algo y todo lo que había dejado de lado en cuotas separadas durante años, lo junté después".

En este sentido, Miguel Bosé confiesa que su profesión fue "salir" y "solo salir".

El cantante admite que la adicción le llevó a hacer cosas tan impactantes que no pueden ser contadas: "Estuve en lugares alucinantes, hice cosas impensables, cosas que no se han podido escribir porque son demasiado. Llegué hasta los rincones más profundos, recónditos y oscuros del alma".

Durante décadas, Miguel Bosé consumió hasta que un día decidió dejarlo: "Subiendo las escaleras hacia un ensayo de un concierto, me di la vuelta y le dije a mi 'tour manager' que se acabó todo. Hace 12 años que no bebo, ni fumo, ni nada de nada".

Al respecto, Iñaki López se muestra muy crítico con él: "Nos alegramos de que lo haya dejado, pero los efectos de tanto consumo no dejan de notarse [...] no podemos pasar por alto que ha mantenido un mensaje negacionista muy peligroso, asegurando que el 5G mataba a los pájaros del cielo y que las vacunas producían cáncer o infertilidad. Esto también es importante decirlo".

Precisamente, sobre su negacionismo durante la pandemia de coronavirus, el cantante habla de "problema de libertades". Creía que podía decir lo que piensa, pero considera que ya no existe esa licencia: "Ese derecho constitucional que nos ampara para expresarnos libremente había desaparecido, como muchos otros han desaparecido hoy en día. En la Transición teníamos muchas más libertades".

También habló Bosé sobre su dura infancia y la difícil relación que tuvo con su padre: "Él no me quería, pensaba que no era un heredero digno del torero y su hombría, sobre todo. No me consideraba y me trataba feo".

No obstante, el artista indica que con los años la situación se recondujo.

Ante su problema de voz, el cantante confiesa que un médico terminó dando con la clave para solucionarlo: "Me dijeron que iba a recuperar la voz el 100%, que era por una muela. Se transformó en una infección, me quitaron la muela y al día siguiente la voz había vuelto".