El diputado del Congreso, Íñigo Errejón | EFE

El torturador del franquismo Juan Antonio González Pacheco, Billy el Niño, ha fallecido por coronavirus. La noticia ha desatado la indignación entre representantes políticos como Gabriel Rufián, Miguel Urban o Irene Montero, al considerar que el expolicía del franquismo ha fallecido impune y sin que se le hayan retirado las medallas y condecoraciones.

Íñigo Errejón también ha lamentado lo ocurrido: "Es una mala noticia que haya llegado el virus antes que la Justicia", ha considerado en Más Vale Tarde.

Además, el líder de Más País, ha explicado que su padre fue víctima del torturador: "No es porque salga en los libros de texto, es una cosa que conozco bien, en primera persona. Mi padre tenía 23 años cuando le detuvo Billy el Niño".

Billy el Niño, en una imagen de archivo. | Agencias

"Era un torturador al servicio de la dictadura, que torturó a la gente que luchaba porque hubiera libertad en nuestro país", ha recordado el político. Y añade: "La democracia no cayó del cielo, se sudó y se sangró. La gente que luchó lo pasó muy mal".

Por ello, ha registrado en el Congreso una iniciativa para que los honores y condecoraciones sean retiradas a título póstumo: "Nos parece que es una cosa de rigor democrática, las democracias no deben condecorar a quienes torturan". "Nuestro país está en deuda con la gente que luchó por la libertad".