Imagen de Billy el Niño en una reunión | laSexta.com

El expolicía del franquismo, Juan Antonio González Pacheco, conocido como 'Billy el Niño', ha muerto este jueves por coronavirus en Madrid, según ha podido confirmar laSexta.

González Pacheco llevaba ingresado varios días en la clínica madrileña de San Francisco de Asís, lugar donde ha fallecido por la enfermedad.

Billy el Niño acumulaba varias querellas por torturas durante su etapa de policía en la dictadura franquista y, además, ostentaba cinco medallas al mérito policial por "comportamiento ejemplar" que conllevaban una ayuda económica en su pensión. Esas condecoraciones aumentaban su renta un 50%.

Billy el Niño, en una imagen de archivo. | Agencias

El Gobierno de Pedro Sánchez anunció al principio de la legislatura que las condecoraciones serían retiradas porque esas medallas "implican que una persona es ejemplar y, en este caso, no lo es". Sin embargo, al comenzar estos trámites el Ejecutivo se percató de su dificultad, admitiendo que no encontraba una vía legal para retirarle estos reconocimientos porque no está regulado legalmente.

El pasado mes de agosto se presentó la primera querella conjunta de contra González Pacheco. Fue presentada por cinco víctimas del policía franquista que buscaban acabar "con un muro de impunidad que impidió que personas interpusieran estas acciones".

Ahora, Billy el Niño ha fallecido sin hacerse justicia: no ha sido juzgado por los delitos de lesa humanidad y tampoco se le han retirado las medallas al mérito policial con las que ha disfrutado de una elevada pensión.

En este sentido, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias ha pedido perdón por haber mantenido sus privilegios intactos: "Es una vergüenza para la democracia y también para nosotros como Gobierno"

 

Íñigo Errejón también ha tachado estas circunstancias de "humillación para el pueblo español y un insulto a sus víctimas".

 

El eurodiputado Miguel Urbán, hijo de una de sus víctimas, también ha denunciado la impunidad con la que ha muerto el expolicía: "España tiene 40 años de retraso y deudas democráticas con las y los luchadores antifascistas que todavía hoy siguen exigiendo justicia, memoria y reparación".

 

Así eran las torturas de Billy el Niño

La víctimas de este torturador, que se cuentan por decenas, aseguran que le producía placer hacer daño. Actuaba bajo el escudo de la Brigada Político-Social del franquismo y en el Cuerpo Superior de Policía.

González Pacheco cometió decenas de barbaridades contra quienes se oponían a la dictadura. Les perseguía, les coaccionaba y les agredía salvajemente para hacerles hablar y para que se autoinculparan de delitos que no habían cometido.

Entre los métodos de tortura que utilizaba destaca la 'falanga', consistente en golpear las plantas de los pies con varas. También la 'bañera', que se basaba en introducir la cabeza de las víctimas en un recipiente de agua hasta el punto de dejarles sin conocimiento y al borde del ahogamiento. El 'pasillo' era otra de sus salvajes agresiones: los detenidos pasaban entre dos filas de policías que le golpeaban con todo tipo de objetos.

También utilizaba técnicas más comunes como apagar cigarros en la cara y cuerpo de las víctimas o directamente propinar brutales palizas.

El periodista Paco Lobatón relató las torturas a las que fue sometido

Una de sus víctimas más reconocidas fue el periodista Paco Lobatón, quien fue detenido por González Pacheco en 1972 cuando era estudiante de Ciencias Políticas.

Él relató en Equipo de Investigación las salvajadas a las que fue sometido tras ser detenido por el torturador: "Llegué aquí, me dijeron que no podía entrar, me giré y en el momento en el que me giré fue cuando fui encañonado por Billy el Niño. Fui enormemente golpeado e introducido en un coche policial. Fui golpeado a lo largo de todo el recorrido por Billy el Niño con una porra telescópica en el pecho y en el esternón".

Lobatón asegura que estuvo a punto de ser asesinado y que recibió golpes hasta el punto de casi desmayarse. Tiempo después le denunció, aunque la condena para el policía fue irrisoria: "Una condena absolutamente leve, a 500 pesetas y a un día de empleo y sueldo, si bien recuerdo". Puedes ver esa entrevista en el siguiente vídeo: