Liarla Pardo ha podido hablar por primera vez con la madre de Xavi Cayuela, el joven de 19 años que murió mientras trabajaba en una fábrica textil en Cornellà de Llobregat, Barcelona. Fue engullido por una máquina, y aunque la empresa lo considera un "accidente laboral", la familia denuncia que no existían suficientes medidas de seguridad ni el joven estaba preparado para trabajar con esa maquina.

Rosi Camilo, la madre, quiere que se haga justicia para que esto no le vuelva a ocurrir a ningún trabajador y también recordar a su hijo. "Xavi era para los demás, servicial, cariñoso, alegre", cuenta la madre. Explica además que empezó a trabajar en la fábrica pocos meses antes, porque quería ayudarle y llevar dinero a casa.

Al principio estaba en una sección de la fábrica segura, sin peligros, pero sin saber ella nada le cambiaron de sección. Ahora se pregunta: "¿Cómo ponen a un niño de 19 años como si fuera un trozo de mierda? No sabía nada de esa maquina, lo único que tenía era voluntad para ganar dinero".

Aunque destrozada por la pérdida, Rosi se ha prometido luchar por su otro hijo. Y con esa fuerza de voluntad, cuenta: "Si no tengo hambre voy a comer, si no tengo sueño voy a dormir y si no tengo ganas de vivir voy a vivir. Solo quiero un poco paz para este dolor, no quiero quitarme la vida". E insiste además en que no quiere que lo que le pasó a Xavi le suceda a ningún chico más.

La máquina que acabó con su vida era de 1927

Algunos de los trabajadores de la fábrica se han sumado a la familia para denunciar las condiciones. Aseguran que la falta de seguridad y prevención era constante y hablan de agujeros en el techo, limpieza nula, y que no había un manteniendo necesario para la maquinaria. "Era todo apocalíptico total", asegura un extrabajador.

Era todo apocalíptico total"

Un extrabajador de la fábrica

Por parte de la dirección de la fábrica no han querido dar explicaciones de lo que ocurrió y remiten al día del juicio, pero Liarla Pardo ha podido saber que ahora han contratado a una empresa externa para que arregle máquinas, que son de los años 60 y con sistemas de seguridad, de aquella época. La que acabó con la vida de Xavi era más antigua aún: del año 1927.